El club de la pelea

0
245
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Alfonso Daniel Ramírez Garza.-

La semana pasada platiqué con dos amigos en la Ciudad de México, uno trabaja en el Gobierno federal y el otro es accionista de algunas empresas líderes de la economía del país, en dos encuentros muy amenos tuve la oportunidad de platicar sobre cómo veíamos el inicio del Gobierno federal, que evidentemente ha sido accidentado.

En la plática, por cierto fenomenal, a los dos les hice la misma pregunta, ¿hacia dónde vamos, más radicalismo o crees que ya esté próxima una reconciliación? Es decir ¿Seguirá la tendencia de incitar el odio de CHAIROS contra FIFÍS? O ¿crees que el presidente LÓPEZ OBRADOR ya vaya a buscar la reconciliación de los mexicanos?

Mi amigo el empresario me dijo: “Lo que le dé más poder es lo que sigue”, creo que seguirá la política de división por un tiempo más, en lo que buscan generar algunos resultados positivos que los consoliden, pero hasta hoy es muy incierto el rumbo, no tiene cuadratura, no entendemos qué sigue.

La respuesta del amigo funcionario público fue: “Es la misma pregunta que se hacen los secretarios que trabajan con ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR”, y agregó: “quienes trabajan directamente con el Presidente, amanecen todos los días en guardia, están a la espera de la mañanera para ver cómo se defenderán de lo que haya declarado AMLO.

Es una posición de mucho desgaste, debe ser muy cansado, incluso para el Presidente de la República, que al principio parecía que se divertía, pues cada vez se le observa menos cómodo y es lógico, toda vez que no se ve para cuándo le reditúe resultados esa lucha estéril, porque si ustedes observan, todo inicia y termina con un altercado, se acuerdan de aquella película “El club de la pelea”, pues más o menos así se aprecia.

Cada nombramiento que da ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, es un pleito, pero, desde antes de presentarse los propuestos llegan peleando, con los senadores, con los diputados, con los compañeros, incluso del mismo partido MORENA, no quiero decir que en las anteriores administraciones fue mejor o peor, pero los pleitos de hoy no se veían, se procuraba la conciliación, la educación era muy importante, es más, se sancionaba el desorden.

Aunque aplaudo el esfuerzo del presidente LÓPEZ OBRADOR en buscar un cambio, porque creo que ya era necesario darle una sacudida al sistema que se había vuelto autómata, sordo y abusivo, aunque acepto que los cambios son dolorosos, pero necesarios, no estoy de acuerdo en propiciar el odio de unos mexicanos contra otros y mucho menos cuando el interés es grupal y económico.

De ninguna manera puede estar bien, que todos los días haya un escándalo, no estaría bien que nos acostumbremos a vivir como si estuvieras dentro de la trama de una telenovela chafa, o en un mal reality show, todos los días escándalo tras escándalo, es muy estresante.

No creo que nos lleve a nada positivo la confrontación, se debe convocar a una reconciliación civil, y real, no salir de una telenovela y entrar en otra peor, el Gobierno federal se tiene qué hacer responsable de sus obligaciones y de sus acciones, será la historia la que los juzgue, porque hasta hoy quien no opina exactamente como ellos se convierte en un mentiroso y miembro de la mafia FIFI.

Los pleitos al interior del Gobierno federal y dentro de MORENA están a la orden del día y el Presidente LÓPEZ OBRADOR no hace por mediar entre ellos, incluso pareciera que a ellos también los incita a pelear, mucho ruido y pocas nueces ¿no?

Dicen que “Lo que se vaya a pelar que se vaya remojando” así que de una vez nos deberían definir a qué mafia pertenecemos y cuánto va a durar el pleito, porque eso de ser espectador y que de repente te digan que ya estás en cartelera para la siguiente pelea, debe ser muy desgastante y a nadie nos conviene.

Quieren meternos “Al club de la pela” para cobrar las entradas.

 

LA OPINIÓN DE UN GRANDE

“Cuanto más tiempo dura una disputa, más lejos nos hallamos del final”.

Samuel Butler (novelista) (1835-1902) Novelista inglés.

 

NOSOTROS

Es muy común decir o escuchar decir “no puedo”, cuando realmente la pregunta es ¿no puedo, o no quiero? Habitualmente la respuesta es no quiero, pero para evadir la culpa digo “No puedo”.

Hacer lo que quiero hacer es muy cómodo, hacer lo que necesito hacer es lo conveniente, por eso dicen, “Deja de hacer lo que quieres hacer y ponte a hacer lo que necesitas hacer”.

 

LA OPINIÓN DE UN GRANDE II

“No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla”.

Eleanor Roosevelt (1884-1962) Defensora de los derechos sociales y diplomática.

 

Comentarios