Importancia de las leyes, la economía y la educación

0
49
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ciriaco Navarrete Rodríguez.-

Los Estados Unidos de América, Japón, Alemania, Canadá, Francia, Italia y el Reino Unido de la Gran Bretaña (integrado por Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra), son las únicas siete democracias verdaderas del mundo, y en total suman diez naciones, en razón de los cuatro países británicos, y de esa manera se cuentan 183 naciones subdesarrolladas, las cuales, aunque forman parte de los 193 países que son miembros de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), sin embargo estos últimos pertenecen al universo de los subdesarrollados.

En efecto, son las Leyes, la Economía y la Educación, la tres principales palancas que garantizan la presencia de un régimen eminentemente democrático, en el cual, se encuentra garantizada la existencia del régimen de la democracia verdadera, mismo que está sustentado en el modelo agrario de la pequeña y/o mediana propiedad de la tierra, que son las únicas figuras jurídicas que, con toda firmeza, aseguran la solidez jurídica del derecho de la tenencia de la tierra.

Y si la República Mexicana no se encuentra dentro de los países democráticos, se debe a que el modelo agrario ejidal y comunal, fue la base de sustentación ideológica de los Legisladores Constituyentes del Congreso de Querétaro, para redactar la Constitución del año de 1917, se basaron en el modelo agrario ejidal y comunal, totalmente contrario al ideal revolucionario de Francisco I. Madero, como lo fue el modelo agrario de la pequeña y mediana propiedad de la tierra, el cual es garante de la democracia verdadera.

Hago insistente referencia a la normatividad constitucional, porque se trata del compendio de leyes supremas cuya legislación agraria, para poder garantizar el régimen de la democracia verdadera, se debe sustentar en la pequeña y/o mediana propiedad de la tierra, porque son las únicas figuras jurídicas que aseguran la solidez jurídica en el derecho de la tenencia de la tierra en beneficio de la ciudadanía y no del Presidente en turno, como sucede en la Constitución que está en pleno vigor desde el año de 1917.

Las leyes constitucionales deben ser de excelencia perfectible, porque su doble objeto jurídico es el de asegurar la paz social y la gobernabilidad, porque solamente de esa manera, al mismo tiempo será posible el permanente fortalecimiento del desarrollo de la Industria y del Comercio, a fin de asegurar el crecimiento sostenido y permanente de la riqueza, tal como sucede en las anteriormente referidas siete democracias verdaderas del planeta.

De esa manera, nos debe quedar claro que la riqueza crece solamente en el régimen de la democracia verdadera, y es imposible que eso suceda en las 183 naciones subdesarrolladas y antidemocráticas del mundo, en las cuales, los efectos de la volatilidad económica y financiera son sencillamente catastróficos.

En México, los habitantes somos testigos de la vulnerabilidad de nuestra moneda, de cuyo fenómeno se deriva la debilidad de nuestro Gobierno federal, frente a los embates de los costos propios de los insumos industriales y comercial, entre los cuales, de manera exponencial se encuentra el inestable precio de los combustibles y su impacto en toda clase de la transportación de la producción industrial.

Esa penosa, muy penosa realidad es innegable, pero a pesar de esas verdades axiomáticamente irrefutables, nuestros gobernantes, quienes, por cierto, guardan un gran perecido a las “gallinas en corral ajeno”, y para tratar de explicar sus grandes y pequeños errores, solo saben atrincherarse en la insensible y falsa retórica, que fue una creación magistral de los gobernantes priistas del pasado, mismos que para fortuna nuestra, ya se encuentran en vías de extinción.

Algunos de los paradigmas actuales más conocidos que aún tratan de resucitar al casi fallecido Partido Revolucionario Institucional, los encontramos en su actual lideresa Claudia Ruiz Massieu, quien se desgarra las vestiduras por darle respiración artificial a su partido, porque asegura que los priistas nunca se rajan, pero se le olvida que viven atados a los equipos médicos donde les dan respiración artificial.

Otro de esos paradigmas utópicamente soñadores, es la marxista e igualmente, guapa yucateca, Ivón Ortega, exgobernadora de su natal Yucatán, y quien está convocando al pueblo mexicano para que se sume a un inconspícuo e incierto proyecto que no existe ni en su imaginación, a juzgar por sus propias palabras que han sido copiadas de los legados de las más falsas retóricas del pasado lejano, y también del más reciente.

A esas voces huecas y altamente utópicas, se suman las de Miguel Á. Osorio Chong, quien se encuentra blindado en el Senado de la República, para que no pueda ser juzgado por los crímenes de lesa humanidad que cometió en complicidad con el presidente Enrique Peña Nieto, cuando fue parte de su gabinete como secretario de Gobernación.

Y así sucesivamente nos encontramos con muchos otros priistas que ahora son de piel MORENA, porque solo así se sienten seguros de no ser investigados, enjuiciados y encarcelados debido a los abusos de poder y a los grandes actos de corrupción en los que incurrieron en su paso por diversas instituciones públicas.

E´mail: [email protected]

Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Comentarios