Agua, agua, agua

0
51
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Tito Reséndez Treviño.-

1°-SUPLICIO DE TÁNTALO.- El tema que vamos a tratar en esta columna no es nuevo, se trata de la escasez de agua que se ha agudizado en nuestra ciudad últimamente, sea por la época de calor que estamos padeciendo y el agua es un líquido necesario en los hogares victorenses.

Sin embargo consideramos, sea porque los abastecimientos de la Presa Vicente Guerrero han bajado y los pozos del norte en igual forma han disminuido su caudal, o porque el agua de la Peñita ya está agonizando, o la Comapa no está haciendo bien su trabajo o el caso es que nuestra población está pasando por gran carencia de este vital liquido y el suplicio de Tántalo está haciendo su aparición en colonias y fraccionamientos, con las consecuencias sabidas por todos los usuarios.

2°- PERO… ¿Alguna vez nos hemos preguntado de dónde y cómo llega el agua con la que nos lavamos, bebemos, se cocina o riega cada día?

O incluso, hemos ido más allá y planteado ¿adónde va el agua una vez que abrir la llave de nuestra casa, podemos obtener agua de forma ininterrumpida y a la temperatura que nosotros mismos escogemos.

Pero, para que esto sea posible existe un largo y complejo proceso, detrás del que intervienen diferentes empresas y tecnologías.

Se estima que son necesarios entre cien y 50 litros de agua por día y persona para poder garantizar la higiene y la salud pública de la población.

Esto se convierte en un arduo trabajo, teniendo en cuenta que solo 3% del agua del planeta es dulce y de la cual solo un 2% es fácilmente accesible, ya que el resto se encuentra congelada.

Para que esto sea posible, ha sido necesario el diseño y construcción de una serie de infraestructuras que garanticen el abastecimiento, tratamiento y distribución del agua como son los acueductos, embalses, estaciones de tratamiento y potabilización, estaciones depuradoras y sistemas de cañerías y depósitos que permiten hacer posible que el agua fluya hasta nuestros hogares.

3°- SEGÚN ESTADÍSTICAS.- La mayoría de los organismos operadores de sistemas de agua para servicio público son ineficientes y opacos; funcionan con criterios políticos y clientelares, no están debidamente profesionalizados, dependen de cuantiosos subsidios, y no están constituidos como empresas públicas sujetas a reglas claras y transparentes de gobierno.

4°-LAMENTABLEMENTE.- En las ciudades se desperdicia alrededor de 40% del agua, por fugas en las redes de abastecimiento y distribución y tomas domiciliarias.

Solo 47.5% de las aguas residuales colectadas recibe tratamiento, y solo un porcentaje mucho más bajo (difícil de precisar por la falta de monitoreo y vigilancia) cumple con las normas de calidad de las descargas.

5°-LA PIEDRITA EN EL AGUA.- Las tarifas de servicio público son fijadas políticamente por los congresos y, con frecuencia, no son suficientes para asegurar la autosuficiencia de los organismos operadores, además de que algunos se manipulan con fines político-clientelares.

6°-OBLIGACIÓN PERDIDA.- Constitucionalmente, los municipios tienen las facultades de ofrecer el servicio público de agua y de tratar las aguas residuales.

Con este justificativo, la Federación ha descuidado responsabilidades de regulación sobre los organismos operadores municipales .En el mejor de los casos, la regulación está a cargo de los gobiernos estatales.

Por último, esta frase que nos dice todo en diez palabras: «Miles de personas han sobrevivido sin amor; ninguna sin agua».

Buen día.

Comentarios