Animalistas…

0
25
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Adriana Heredia.-

“Me van a crucificar pero lo tengo que escribir”, son algunos de los comentarios de quienes se atreven a opinar de manera objetiva sobre el tema de la proliferación de los perros callejeros que alientan algunos grupos de animalistas al ponerles comida en la vía pública, promoviendo también con ello la propagación de algunas enfermedades propias de los caninos, que se transmiten a través de la saliva que el animal deja en la comida, además de ser un foco de infección para que otros animales de tipo rastrero acudan a esos comederos públicos para mascotas.

Poner un plato de comida y uno con agua en la banqueta para que un animalito coma y luego tomar la foto del gran acto de amor perruno ¿es realmente proteger al mundo canino?, y con esa foto buscar que otras personas hagan lo mismo, ¿resolverá el problema de los perros en la calle?, es cierto hará mucho calor y muchos promoverán ponerles agua en la calle, pero ¿porqué mejor no regalarles un hogar?.

El tema se retoma y se seguirá retomando una y otra vez mientras existan los animalistas que promueven este tipo de actos, los perros son de los animales más nobles que existen en el mundo, son por ello llamados “el amigo fiel” del hombre, es cierto, tienen su instinto animal, del cual no estamos exentos los humanos y de vez en cuando nos sale lo “animalado”, pero si los queremos y los protegemos difícilmente se  nos enfrentarán, lo hemos comentado en otras colaboraciones, tener un perro o cualquier otra mascota es una gran responsabilidad, quererlo, protegerlo, darle los cuidados básicos de alimentación, higiene, salud y recreación, si, recreación, la mascota también necesita que la saquen a pasear para desestresarse, el estrés les provoca actitudes perrunas desagradables para el humano, requieren sus espacios de acuerdo a su raza, no se puede tener un labrador o un rottweiler por ejemplo en un patio de un metro por dos metros.

Una persona que realmente es amante de los animales, especialmente los perros, elegirá no tener uno si no puede darle las condiciones que el perro merece, el canino debe estar con su dueño y recibir todas las condiciones básicas para vivir, un perro no debe estar en la calle esperanzado a que le den las sobras de comida, a esperar ser atropellado, a contagiarse de alguna enfermedad y morir abandonado, o bien a volverse agresivo por la falta de domesticación y atacar a seres humanos como ya ha sucedido recientemente.

 

HAZ

El haz de este reflector indica a que efectivamente hay asociaciones civiles bien establecidas en pro de los animales, pero lo hacen con responsabilidad, sin embargo han proliferado animalistas independientes que cada vez ganan más seguidores en redes sociales y que buscan ejecutar acciones que ponen en riesgo la convivencia humano-perro, al permitir que los animales permanezcan en la calle, los perros no son de la calle, necesitan un hogar y sus cuidados básicos, ¿porqué darles calle?, y ¿porque responsabilizar a la sociedad del problema que ellos están lanzando a la calle?, porque ahora resulta que los malos son quienes no tienen perros y no les dan de comer a los callejeros que los mismos animalistas promueven para que aumenten en la vía pública, incluso promoviendo la implementación de comederos públicos caninos que no sólo haría que aumentaran los perros callejeros, si no también las enfermedades entre estos, los animales rastreros que acudirán ahí, lo que además será un foco de infección para los humanos, los animalistas extremos deben hacer alianzas con la sociedad, y promover que los dueños de los perros los amen realmente y se responsabilicen de ellos, que se adopte a los callejeros pero antes de ello, esos mimos animalistas los lleven a los refugios y con ello también se evite asesinarlos,  que sería o debiera ser la última opción cuando los animalistas se nieguen a protegerlos.

[email protected]

Twitter: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

 

Comentarios