Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Un grupo de 17 sacerdotes y dos monjas católicos de la ciudad de Valledupar, Colombia, fueron acusados de mantener relaciones sexuales y de realizar ritos esotéricos, algo que ellos no consideraron sea un pecado.

El director de la Diócesis de Valledupar, Norbero Mogollón, denunció ante el Vaticano los actos realizados por los religiosos, quienes argumentaron que mantener relaciones no es pecado y que si Dios es amor, no podían negar la oportunidad de hacerlo.

El diario El País de España reveló que los acusados pertenecen a la Asociación Seminario del Pueblo de Dios, misma que fue extinguida por el Tribunal eclesiástico en el 2017, por haber impartido una doctrina distinta a las tradiciones católicas.

La Diócesis de Vic sentenció que los implicados deben «salir de manera preventiva del ejercicio público del ministerio», en pocas palabras, no podrán celebrar misas ni en iglesisas ni el sitios públicos, mientras se realiza su juicio.

De acuerdo a la investigación, el grupo de religiosos mantenían relaciones sexuales entre hombres y mujeres de manera consentida, y si bien esto no es un delito penal, si está catalogado como un delito católico.

Con Información de: Televisa

Comentarios