Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

CARACAS (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro instó el jueves a las fuerzas armadas a mantenerse leales al tiempo que una corte de Caracas ordenó el arresto del dirigente Leopoldo López, dos días después de un fracasado alzamiento militar que encabezó junto al líder opositor Juan Guaidó.

Por su parte, organizaciones humanitarias informaron que ascendieron a cuatro los muertos durante las protestas desde la sublevación del martes.

Maduro acudió al amanecer al fuerte Tiuna, el mayor de Caracas, para participar en una caminata con el alto mando y varios miles de militares.

«Ha llegado la hora de combatir», dijo el mandatario en un discurso que difundió la televisora estatal. Maduro pidió a los uniformados demostrar que en Venezuela hay una fuerza armada «leal, cohesionada, unida como nunca antes, derrotando intentonas golpistas de traidores que se venden a los dólares de Washington» y exhortó que se detenga a los «golpistas» que participaron en la sublevación del 30 de abril.

Poco después, el Tribunal Supremo de Justicia difundió una decisión de una corte de Caracas que ordenó al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detener a López, quien está acusado de violar la medida que le prohibía hacer pronunciamientos políticos ante los medios y el arresto domiciliario que tenía desde hace dos años tras ser condenado a casi 14 años de cárcel por dirigir protestas callejeras en 2014. Luego de pasar más de tres años en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, el Tribunal Supremo ordenó a mediados de 2017 que cumpliera el resto de la condena en su casa.

López se encuentra junto a su familia en la residencia del embajador de España bajo la condición de «huésped», indicaron las autoridades españolas.

Su esposa Lilian Tintori había informado horas antes que la vivienda de la pareja, ubicada en una exclusiva urbanización del este de Caracas, fue allanada por miembros del SEBIN.

Comentarios