Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez

Cd. Victoria, Tam. – De prolongarse la suspensión de la dotación de medicamentos antirretrovirales, podría generarse una contingencia en el sistema de salud estatal al agravarse la salud de los pacientes que requieren atención especializada y sobre todo estar en cuartos aislados.

Así lo advirtió Ana Karen López Quintana, presidente de la Asociación Tamaulipas Diversidad Vihda Trans, quien añadió que aparte de la exigencia que hacen a la Federación para que atienda el desabasto, piden al Estado agilice su intervención y evite se agrave la situación.

«Hay pacientes con VIH que desde hace un mes y medio y otros desde hace dos meses que no reciben el medicamento antirretroviral por parte del Capasits de Tampico, tenemos recetas que no han sido surtidas, el medicamento que más escasea es el Atripla», comentó.

Admitió que la compra se tiene que hacer por parte del Gobierno federal por eso se manifestaron en Ciudad de México, para exigir que se destrabe todo lo que impide la compra de antirretrovirales.

«La falta de estos medicamentos puede ocasionar una contingencia si se presentara una carga viral en los usuarios, pues al bajar en una persona con VIH el conteo de linfocitos (CD4) a 250 entonces ya está en proceso de sida, tiene qué hospitalizarse y no hay suficientes aislados para ingresarlos», expuso.

López Quintana apuntó que el Estado también puede comprarlos para hacer frente a esta contingencia, aunque reconoció que se trata de un medicamento demasiado caro y podría no haber presupuesto.

«Pedimos al Gobierno del Estado que también haga hincapié en las personas que vivimos con VIH, para que se dote de antirretrovirales a los Capasits, lo mismo que medicamento básico, que se generen acciones permanentes no de campaña, porque tan solo en lo que va del año tenemos en el sur 45 nuevos casos», mencionó.

Para concluir, López Quintana comentó que tan solo el medicamento Atripla «cuesta alrededor de siete mil pesos para un mes, por lo que prácticamente nadie tiene recursos para comprarlo, sobre todo quienes lo reciben a través del Seguro Popular y que muchas veces son personas que ganan el salario mínimo.

Comentarios