Perderían una quinta parte de cosecha

0
110
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Además de que habrá una disminución en el rendimiento por hectárea de sorgo y maíz por el orden del 20 por ciento, hay zonas temporaleras en las que los productores no alcanzarán a recuperar lo que invirtieron en el ciclo de siembras otoño-invierno, confirmó Francisco Quintanilla Sosa.

El Subsecretario de Agricultura en la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) advirtió que de no registrarse lluvias importantes en las próximas semanas un 20 por ciento de las 850 mil hectáreas sembradas corren peligro de perderse en su totalidad, porque la siembra fue tardía.

Si bien no corre peligro todo aquel cultivo que se sembró en tiempo, lo que se diseminó en los meses de enero y febrero no ha sido favorecido con las lluvias, sobre todo en la zona de temporal, que es de donde los productores esperan la llegada de agua para el desarrollo de la planta.

“En algunas áreas no favoreció la lluvia igual, está atacando más a la zona temporalera, esperamos que sea lo menos lo que se pueda perder, de lugares como San Fernando, Méndez, Burgos, parte de Reynosa y Matamoros, toda vez que otros lugares como Valle Hermoso es superficie de riego”, señaló.

Lo más grave se vislumbra en la zona de temporal de Reynosa y San Fernando, donde el rendimiento de la producción depende del sol, es decir que afecta si llueve y, por consecuencia, disminuirá en el ciclo otoño–invierno, sostuvo.

Mostró confianza en los pronósticos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en los que se espera el registro de lluvias en la zona norte de la entidad, que podrían mejorar las condiciones que imperan en el campo tamaulipeco.

“Los de temporal estamos esperanzados a que Dios nos mande agua, esperamos que no sea la excepción”, sostuvo.

Admitió que hay algunas zonas en donde existe buena humedad, pero que desafortunadamente afecta el sol y las elevadas temperaturas y necesita llover para que amortigüe un poco la pérdida, que es bastante por los rayos.

Hay otras en las que de plano, si no llueve, además de bajar el rendimiento, los productores no alcanzarían a recuperar lo invertido, porque la humedad es raquítica.