La descortesía victorense

0
138
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Sin duda alguna, si de algo no pueden presumir los ciudadanos victorenses en promedio, es de saber manejar… de conducir bien un auto.

Muchas veces confunden lo intrépido, imprudente e irresponsable con otros factores y ya por eso se sienten hasta de la Fórmula Uno.

Lo cierto es que Victoria tiene el índice de accidente viales más altos de Tamaulipas, y la mayoría, según estadísticas de las autoridades, son por la irresponsabilidad e imprudencia de los conductores.

Pero además, somos descorteses y “mal educados”, intolerantes y agresivos.

No podemos soportar que alguien quiera ser mejores que nosotros a la hora de manejar. Ni que una mujer nos gane ni que un hombre se sienta superior a las damas.

Esto propicia estrés, malhumor, desgaste y a la larga los choques. Y está comprobadísimo que así es.

Estos son los 12 puntos que hacen que los victorenses seamos malos conductores.

1.- No soportamos que nadie nos rebase.

2.- No cedemos el paso al carro del carril de a lado, aun y cuando ponga sus direccionales.

3.- Nos molestamos porque el de adelante no se arranca justo cuando el semáforo cambia del rojo al verde.

4.- No permitimos que alguien se estacione, a pesar de que ponga las direccionales y hasta les mentamos la madre.

5.- Rebasamos por la derecha.

6.- No respetamos las líneas amarillas para que crucen los peatones.

7.- No ponemos, en la mayoría de los casos, las direccionales para dar vuelta o cambiarnos de carril.

8.- Nos estacionamos en la mera esquina impidiendo la vista al de la calle de adelante.

9.- No permitimos que una mujer nos rebase.

10.- No soportamos que un varón no nos ceda el paso. Pero tampoco lo ceden ellas a nadie.

11.- No respetamos al peatón.

12.- No conocemos los señalamientos viales.

Así es Victoria, una ciudad sin cortesía vial. Sin esa cultura, no podemos seguir avanzando. Punto.

 

EN CORTO

UNO.- Si un vehículo blindado como el que usa el alcalde de Victoria, Xicoténcatl González Uresti cuesta un millón 800 mil pesos aproximadamente, por qué gastar un millón 200 mil en una renta anual. ¡¿Quién lo asesora?!

DOS.- El hecho de que en Tamaulipas no haya tenido tanto eco la marcha contra el presidente Andrés Manuel López Obrador no significa que no haya descontento en esta entidad. Lo que hay es una apatía hasta para manifestarse. Históricamente, Tamaulipas es apático hasta para quejarse.

TRES.- La candidata de Morena por uno de los distritos de Victoria, Nora Hilda de los Reyes (creo que así se llama), cometió una pifia en un recorrido de campaña. Dijo que el dinero de la “4T” ya se está viendo en las campañas de Tamaulipas. Deberían pensar mejor antes de hablar.

 

PREGUNTAS

¿Y las autoridades federales? ¿Por qué tienen tan abandonada a Tamaulipas?

 

DIMES Y DIRETES

“Me quiebro pero no me doblo (sic)”: No. No fue “#LaComadreDeEspergencia”, fue el presidente López Obrador sobre la marcha del pasado fin de semana (lo correcto es: me doblo pero no me quiebro).

Políticos en la red: @alejandromurat (gobernador de Oaxaca): “Junto a mi esposa @IvetteMurat, recibí al Gobernador de Tamaulipas, @fgcabezadevaca y a la Sra. @Marianagdeg; conversamos sobre el impacto que tendrán nuestras entidades, si concretamos proyectos conjuntos”.

EN CINCO PALABRAS.- El país de la intolerancia.

PUNTO FINAL.- El que sean mayoría no significa que tengan la razón; y el que sean minoría que no la tenga.

Twitter: @Mauri_Zapata

 

Comentarios