¿Quihúbole?

0
70
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Azahel Jaramillo H.-

Estamos ya a cuatro domingos para que los ciudadanos con INE en mano decidamos en las urnas a quienes queremos llevar a que nos representen en Congreso de Tamaulipas.

Las elecciones del dos de junio son históricas. Nunca antes como ahora se había convocado a los tamaulipecos a una votación en la que solamente hay de una sopa: elegir diputados locales. Ni está en disputa ni la gubernatura, ni las presidencias municipales, tampoco el Senado ni mucho menos la silla presidencial.

También es histórica porque los morenos que ya ganaron el Gobierno Federal pero ahora quieren controlar el Congreso del Estado. Y los azules están empeñados en seguir siendo mayoría en el poder legislativo. Y ahora, como quizá nunca antes en la Historia de Tamaulipas tendremos unas votaciones bien vigiladas. Ni los caciques regionales, ni con toda su fuerza Gobierno de Tamaulipas van a poder hacer “canchuy”. Como nunca antes, tenemos medios de comunicación fuertes y redes sociales “benditas” como dice Andrés Manuel López Obrador. Y además hay que añadirle el elemento de que las leyes electorales están más pesadas que nunca… y hasta cárcel pueden alcanzar los que tengan la tentación de hacer fraude.

Todo ello en el marco de la confrontación que se traen los morenos de Gobierno federal contra los azules que ahora tienen bajo su poder la Gubernatura, el control del poder legislativo local y la mayoría de las 43 presidencias municipales.

Entonces aquí solo cabe la opción de respetar todas las leyes electorales.

En este marco una buena parte de los analistas de la política local sostiene que el distrito Victoria norte tiene dos fuertes competidores: el priista Alejandro Etienne Llano y la morenista Nora Hilda de los Reyes. Con todo y su carisma y su hiperactividad no se vislumbra que pueda triunfar la abanderada panista abogada Pilar Gómez Leal.

Etienne además se quedó con todooosss lo spots que le correspondían al PRI. Ni un miserable spot le dejó a Ofelia Garza. Y Nora, con todo y todo, tiene en su morral a todos los admiradores de AMLO.

En el distrito Victoria sur la disputa por el triunfo se limita al panista hijo pródigo de la colonia Azteca licenciado Arturo Soto Alemán y la priista abogada Ofelia Garza Pineda, victorense con raíces en el municipio de Güémez.

¿El factor agua puede perjudicar al panista Arturo Soto Alemán? Yo creo que no. Sencillamente porque la bronca del agua está acentuada en las colonias del distrito norte. No en el distrito sur de Soto Alemán. Además súmele que Soto hasta parece que tiene un “doble”, porque anda en todo el día de arriba para abajo en campaña… besando a señoras de la tercera edad y tomándose selfis con la señoras de la Mainero. Además sumó a líderes naturales de Movimiento Ciudadano.

Ahora bien, en mi entender, un par de factores no abonan a Pilar Gómez Leal: el factor agua que perjudica a los sectores populares de su distrito. Eso por lado del voto popular. El otro problema que tiene Pilar Gómez es su desarraigo con la clase media y clase alta de Victoria, que en mayor medida vive en el distrito Victoria norte. Los fifís locales pues no la sienten que sea una de ellos. Y si algo tiene la clase media y la clase alta es que son localistas. A eso hay que añadirle que la clase media y la clase alta fueron desplazadas del poder gubernamental. El  nuevo grupo en el poder, secretarios, subsecretarios, directores, y choferes no consumen aquí, porque los fines de semana se van para Reynosa o jalan para Monterrey. De allá son. “Nomás no se hallan”.

También vale considerar que en su regionalismo muchos secretarios y subsecretarios del gabinete estatal, dieron de baja como proveedores de gobierno a empresarios y comerciantes victorenses. Y les doy solamente un dato: toda el agua purificada que consume el Hospital General de Ciudad Victoria “Dr. Norberto Treviño Zapata” la compran a proveedores foráneos. Ni un miserable garrafón de agua se lo compran a un proveedor victorense. ¿Y dónde viven los exproveedores de GobTam? En el distrito Victoria norte. ¿Quihúbole?

Azahel Jaramillo Hernandez

[email protected]

Comentarios