Reflexiones y humor

0
31
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Tito Reséndez Treviño.-

1°-TIEMPO VIVIDO.- Esto era un hombre que vagaba por el mundo viajando y viendo las bellezas que la naturaleza nos da. Pero…Un día fue a un pueblo, en él había un valle… entró, era un cementerio

Miró una lápida y comprobó que era de un niño de ocho años, el hombre se asustó siguió mirando y era un niño de cinco, otro de seis…!

El hombre aterrado y desolado se sentó en una piedra y comenzó a llorar pues miró todo el valle y la persona con mayor edad no superaba los 12 años.

Llegó el cuidador del cementerio y le preguntó: ¿Es por algún familiar? No señor, verá usted ¿Qué maldición es la que hay aquí para que todos los niños mueran? ¿Una plaga? ¿Una enfermedad?

El cuidador sonrió y le dijo tranquilícese, aquí nunca mueren los niños, verá:

Hay una tradición, desde que un chico cumple los 15 años le dan una libretita, se la cuelgan al cuello y cada vez que disfrutan de algo intensamente se apuntan cuánto duró y que fue…

El primer beso, el primer amor, una fiesta con sus amigos…

Cuando mueren miramos en su libretita y sumamos todos los momentos que apuntó, porque en este pueblo pensamos que el tiempo disfrutado intensamente es el tiempo realmente vivido.

2°- LA MUJER PERFECTA.- Nasrudin conversaba con un amigo. Entonces, ¿nunca pensaste en casarte?

Sí, pensé –respondió Nasrudin. En mi juventud resolví buscar a la mujer perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco y conocí a una mujer muy espiritual y linda; pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.

Continué viajando y fui a Isfahan; allí encontré a una mujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita.

Entonces, resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita, religiosa y conocedora de la realidad material.

¿Y por qué no te casaste con ella?

¡Ah, compañero mío! Lamentablemente ella también quería un hombre perfecto…De Paulo Coelho

3°- EL INSTINTO MATERNAL. Cuando somos pequeños vemos en una madre a una heroína que todo lo puede, que con su fuerza nos protege y que con su sabiduría nos guía. Pero a medida que vamos creciendo nos vamos dando cuenta que no sólo todo lo puede sino que además, es la luz que ilumina nuestro camino.

En un momento de la vida, nos damos cuenta que una madre también tiene sentimientos y que sufre como nosotros y de repente, sentimos empatía por todo el daño que quizá le hayamos causado sin tan siquiera darnos cuenta de que ella, también llora. Pero sus lágrimas son de fuerza, valentía y coraje…

Unas lágrimas que sin duda deben ser consoladas con el amor incondicional de sus hijos.

Su experiencia le hace tener sabios conocimientos acerca de la vida, sin necesidad de tener una carrera ni de haber estudiado un máster, pero su conocimiento es el más valioso de todos para nuestros corazones

Ella sabe cómo llevarnos a la felicidad en el momento más oscuro y de cómo reconfortarnos en los momentos más complicados.

De niños sus lágrimas no las entendemos y de adultos nos preocupan, porque sabemos que en un tiempo ella lo era todo para nosotros, pero ahora comprendemos que somos nosotros quienes formamos su mundo y que ella, es el centro de nuestro universo. Una madre es amor, un amor puro que todo lo puede.

Hoy es una fecha muy especial, se celebra el Día de las Madres y por tal motivo saludamos a  todas las mamás, evocándolas como el motor principal de la familia…FELICIDADES!!!

 

Comentarios