Día del maestro

0
25
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Quiero ser

¡Yo quiero ser educador!

y cincelar con amor esas conciencias

que ávidas, buscan con fervor

escalar los caminos de la ciencia

 

¡Quiero ser educador! Me dije

tendré la mente siempre abierta

y podré rebasar cualquier dique

que pretenda poner freno a mi carrera.

 

¡Yo quiero ser un buen profesor!

y no del aula un mercenario

que tan solo ve en la profesión

simple rutina, el devegar un salario

 

Quiero ir al encuentro del futuro

con el prístino coraje del que gana

del que nunca espera sentado el fruto

del que sabe cultivar con esperanza.

 

Llegué a este manantial a beber

la esencia misma de nuestra vacación

a encender la flama que ha de arder

para siempre ser un buen profesor.

 

¡Yo quiero ser educador!

y poder dejar en el alma del niño

dulces destellos de gratitud y amor

y nunca rencor por injusticia y castigo.

 

Yo quiero dejar en mi camino

vestigios de mis pasos cada día

y no un fantasma gris y anónimo

que pasa sin trascender en la vida.

 

Quiero ser eterno peregrino

de campos, caminos y veredas

y a mis pasos enseñar a los niños

como poder alcanzar las estrellas.

 

Quiero ser un buen maestro

quiero ser yo mismo en la escuela

cultivar el saber con cariño y respeto

y saber dar lo mejor que tenga.

 

Quiero caminar por los senderos

y al mirar un día lo recorrido

ver en mi cielo brillantes luceros

y poder decir ¡siempre he cumplido!

____________________________________________________________

Maestro

¡Tú! Que labras con infinito amor

tiernas conciencias

y que abrazas con profunda vocación

tan noble tarea

 

¡Tú! Que sin ninguna condición

y con infinita paciencia

brindas la luz de la educación

y das lo mejor sin reservas

 

¡Tú! Que eres para la nación

cimiento de donde se proyecta

la fuerte edificación

del progreso y la ciencia

 

¡Tú! Que en mis momentos

de desolación eras bálsamo

que consuela y guía mis

pasos a la reflexión para

recorrer del triunfo la senda

 

¡Tú! Que posees el gran don

de proyectar tu propia esencia

y hacerla llegar sin distinción

a las diversas inteligencias

 

Hoy quiero con emoción

poder regalarte la flor más bella

mi cariño y mi devoción por

ser cual brillante estrella

 

Yo te doy mi mejor canción

de las flores su esencia

un pedazo de mi corazón

y mi gratitud eterna

______________________________________________________________________

Mi Maestro

Allá en la sierra lejana

en donde canta el cenzontle

donde el arroyo desgrana

cristal y planta en el monte.

 

Allá donde no hay camino

tan solo bellas veredas

serpenteando entre los lirios

y en escarpadas laderas.

 

Allá también con empeño

estamos forjando la Patria

hombres de bronce y ébano

¡ellos también son mi raza!

 

El maestro llega al risco

lleno de amor, de esperanza

para hacer de aquellos niños

hombres fuertes del mañana.

 

¡Ellos también son mi raza!

aman la selva y el bosque

y el cenzontle que canta

y al sol en el horizonte.

 

Hasta en el más lejano pueblo

de esta tierra progresista

los maestros de mi México

siembran ciencia y alegría.

 

 

 

Comentarios