Cárcel electoral… ¿Y la gobernabilidad…?

0
120
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Eleazar Ávila.-

Y qué diablos es la gobernabilidad, esa de la que tanto se habla cuando los presidentes, los gobernadores, los alcaldes toman decisiones. Y qué papel juega la ley cuando los mismos actores pasan por encima de la Constitución, los códigos y los reglamentos.

¿Lo hacen por gobernabilidad, por capricho, porque se les pega la gana? La respuesta es muy sencilla y aquí una de las trampas más comunes de todo estado de derecho, por encima del mismo -no se me pierdan- está la política.

Un ejercicio que se enmascara en democracia y de la que todos participamos con nuestro voto o con la ausencia de nuestro voto. Seamos serios, estamos así porque finalmente todos validamos con el sufragio universal y “secreto”, pues está probado que la manipulación es un monstruo de mil cabezas.

Y ya podemos buscar mil explicaciones y abrazar muchas de las frases que a menudo me robo, con licencia y autor. Por ejemplo José Ortega y Gasset explicaba con peculiar morbo literario.

“Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad”.

“Tras un recuento electoral, solo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores”. Agregaba Churchill y enfatizaba Bismarck que “nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería”.

Por eso es que hoy hablamos de gobernabilidad, con el pretexto de que los delitos electorales fueron elevados a rango grave, es decir, que no alcanzan fianza. Y yo pregunto, en los hechos, a poco sí la autoridad se va aplicar para poner quietos a los infractores y probados los hechos, encarcelados todos los malhechores electorales, del nivel que se trate.

1.- En México, nos hemos quemado tanto con leche que hasta al jocoque le soplamos. Pero vamos por partes, si fuera cierto que todos los delitos y argumentos ahora en múltiples denuncias fueran ciertas, existe acaso alguna cárcel lo suficientemente grande para guardarles durante su pena corporal.

2.- Por eso digo, llegado el momento, es posible que algunos sean ejemplo, pero no todos (solo las perras flacas) y no de todos los niveles, pues nadie en este país en su sano juicio podría en riesgo la gobernabilidad y menos, cuando tras este supuesto, la condición de presos políticos aumentaría de manera exponencial.

3.- El amado “libraco” de la Real Academia de la Lengua Española (que tanto lastimo) cita que gobernabilidad es la “cualidad de gobernable”. Y para que eso suceda tiene que existir otra palabrita que nadie atiende. Equilibrio. Sin equilibrio los gobiernos se vuelven ingobernables. Así como se escucha el galimatías.

4.- Veamos con seriedad, repliquemos por interés de la sociedad, el concepto amplio que cita el Sistema de Legislación Informativa de la Secretaría de Gobernación sobre la gobernabilidad.

“Se refiere semánticamente a la capacidad de ser gobernable y conceptualmente a la relación que se manifiesta cuando existe un estado de equilibrio en el ejercicio del poder político, derivado de la solución de demandas sociales y la capacidad de los gobiernos de atender estas de forma eficaz, estable y legítima”.

“Se puede considerar que existe una crisis de gobernabilidad por dos fuentes: 1) cuando los gobernantes son incapaces de llevar un gobierno legítimo y enfrentan descontento y presión social de los gobernados; y, 2) cuando existe una sobrecarga de demandas sociales. La primera deviene ilegitimidad y la segunda ineficacia en la gestión del gobierno en turno”.

“De esta forma, cuando se habla de gobernabilidad o su contraparte se habla de fenómenos en proceso y de relaciones complejas entre gobernantes y gobernados. Es por esta razón que la gobernabilidad solo puede percibirse desde este punto de vista dual en el que gobierno y sociedad determinan el equilibrio en que se expresa esta”.

5.- Entonces, replico la pregunta de origen: Cárcel electoral…. ¿Y la gobernabilidad…? A poco sí estamos preparados para aplicar la ley o nos quedaremos como el viejo cuento de que dos agujas no se pueden picar entre sí.

Listos los listos que al momento el Estado Mexicano “reload” no tiene mayores intenciones… no hasta que veamos al menos a un par de expresidentes en el fresco… que todo lo demás es broma.

Del cuarto piso.- Y de los debates que hemos observado, no pongo adjetivos en las personas, solamente digo que lo que vimos corresponde al nivel de los candidatos y partidos. Eso sí, luego no se quejen.

Nostra Política.- A dónde se fueron, primero el PRI aseguró que eran seis millones 787 mil 761 militantes, pero luego ellos mismos redujeron la cifra a un millón 159 mil 320. Así las cosas y el chocolate espeso.

18 pendientes…

Correo: [email protected]

Twitter.- @eldebateequis

Comentarios