Tamaulipas ¿y dónde está el fiscal?

0
112
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

La ausencia de un fiscal en materia de delitos electorales podría convertir a nuestro estado, este dos de junio, en tierra de nadie, donde la Federación y el Estado, así como sus respectivos partidos, MORENA y PAN, se echarían mutuamente culpas de las irregularidades que ya desde hace buen tiempo se vienen cometiendo, sin que las instituciones estatales o de la República hagan algo por corregirlas, o llamar al orden.

Lo anterior viene a corroborar la vieja tradición tamaulipeca de que nuestro estado siempre ha sido el centro de una región cubierta por el silencio, donde las autoridades de todos los niveles dejan hacer y pasar. Ya desde el Porfiriato, y más atrás en la época juarista, Tamaulipas pertenecía a una llamada zona libre, en la cual hacían de las suyas mercenarios extranjeros y delincuentes locales.

Hoy, en pleno proceso electoral, esta vieja máxima de que siempre hemos estado solos, y en medio de la anarquía, vuelve a cobrar sentido y una preocupante lógica. Todo ello, a raíz de que la ausencia de un árbitro que sancione a los competidores por el poder se antoja del todo absurda y fuera de toda proporción.

Y es que la ausencia de un Fiscal, en lo que se considera ya como la competencia política más reñida del último medio siglo en los 22 distritos electorales de la entidad, pues viola de facto la Carta Magna del país, pues los tamaulipecos que acudan a sufragar no contarían con las condiciones necesarias para emitir el voto. Esto, pese a que las autoridades de los diversos ámbitos se empeñen en decir que esto no importa y de que no afectará para nada el proceso.

Tamaulipas requiere de inmediato de alguien que se haga cargo de la elección, una autoridad que, aunque suene ingenuo, se mantenga al margen de los intereses que aquí están en juego. Urge que tanto el Estado como la Federación se pongan de acuerdo para que envíen a un funcionario (hombre o mujer) que ya se aplique, y resuelva todas las denuncias que se han presentado de uno y de otro lado.

No podemos arribar al dos de junio en medio de una guerra de acusaciones entre los partidos políticos, y para acabarla de amolar, pues con instituciones encargadas del tema punitivo acéfalas y, por lo tanto, dejando un preocupante vacío en materia de desconfianza y de incertidumbre.

Tamaulipas no es una isla, pues está inserto o integrado en el pacto federal, por lo que el gobierno obradorista y la autoridad local tienen la obligación de ponerse de acuerdo y nombrar a alguien que realmente garantice, equidad y neutralidad, ante los signos de judicialización, y lo que es más preocupante, de violencia, en que está colocado nuestro estado.

Ya no más simulación y silencio. De seguir así, el día de los comicios las cosas se les pueden salir de las manos. El clima de tensiones de todo tipo en Tamaulipas es más que grave.

Mientras tanto, los ciudadanos de bien que anhelan unas elecciones justas y sin mancha, se siguen preguntando: ¿Y donde está el Fiscal?

 

SE CAE EL CENTRO DE BIENESTAR DE MATAMOROS

La secretaria de Obras Públicas, Cecilia del Alto, no ha dicho esta boca es mía, para explicar por qué se le cayó una flamante obra en el municipio de Matamoros, bautizada como el Centro de Bienestar y Paz.

A continuación agregamos a esta opinión editorial importantes datos, tomados del material periodístico existente en el Internet.

De acuerdo a la información dada a conocer en algunos espacios, acreditada al Gobierno estatal, se dijo que se efectuarán peritajes técnicos para determinar si las causas del derrumbe fueron por la fuerza de la ventisca o si existe alguna responsabilidad de las instituciones o empresas que participaron en su construcción.

En caso de que así sea, informaron que se harán valer las respectivas fianzas que en toda obra de esta naturaleza están depositadas.

En el mismo espacio, se cita el artículo 75 de la Ley de Obras Públicas en la entidad, que a la letra dice: “Concluidos los trabajos, el contratista quedará obligado a responder de los defectos que resultaren en los mismos, de los vicios ocultos y de cualquier otra responsabilidad en que hubiere incurrido, en los términos señalados en el contrato respectivo, y en la legislación aplicable”.

La obra fue inaugurada el pasado ocho de abril, con una inversión de 30 millones de pesos, esto último es lo que se especifica, de acuerdo a la nota de la reportera Arely López Galicia.

 

ZAFRA INFORMATIVA

Este 15 de mayo, los candidatos de MORENA por los cuatro distritos electorales de Matamoros advirtieron que en la elección que se celebrará en dos semanas más, la coacción al voto será delito grave y no alcanzará fianza.

Los abanderados por los distritos 9,10, 11, y 12, Elifa Gómez, José Angel Frías, Leticia Sánchez y Carlos Eliud Pérez González, siguen apretando el paso, en su proselitismo por los sectores urbanos y rurales de Matamoros.

 

Comentarios