Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Como sacado de una película de Rápido y Furioso, un sujeto aprovecho que las llaves estaban en el auto para robar un Ferrari 228 GTO del año 1985 valuado en 20 millones de euros (425 millones de pesos).

Los hechos se dieron en Alemania, en donde el dueño del lujoso auto rojo decidió venderlo y tras un tiempo fue contactado por un hombre que dijo ser coleccionista de autos clásicos, y que estaba interesado en el suyo.

El auto y dos interesados acudieron a una cita y mientras el propietario conducía por la carretera, su copiloto sugirió cambiar de lugar para probar el vehículo, fue ahí, mientras el dueño estaba aparado en la acera, el ladrón aceleró llevándose el auto.

Afortunadamente el vehículo fue encontrado después en un garage de Düsseldorf, zona donde fue robado, pero las autoridades no han logrado dar con el responsable, a pesar de que la víctima tuvo la precaución de tomarle una fotografía al ladrón cuando se conocieron.

Probablemente te preguntes ¿por qué el Ferrari 228 GTO es tan costoso?, es un auto de edición especial comercializado hace más de tres décadas, por ello puede considerarse un clásico y por si fuera poco, perteneció al piloto de carreras británico Eddie Irvine.

Con Información de: SDP

Comentarios