Lo que se dice…

0
143
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Mauricio Zapata.-

Entramos de lleno a la sección semanal de Punto por Punto sobre trascendidos, dimes, diretes y acciones de la agenda política estatal de Tamaulipas.

PRIMER TIEMPO.- La encuesta es de quien la paga, dicen los politólogos. Lo cierto es que hay dos tipos de encuestas: las públicas y las reales. Las públicas son las que presumen los candidatos o partidos políticos, como parte de una estrategia para dar un mensaje de que están bien posicionados.

Hace unos días, la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional (PAN) aseguró que ganarían en 18 de los 22 distritos de la entidad, es decir, que seguirán teniendo mayoría y mandaron ese mensaje de optimismo. Esa fue la encuesta pública.

Lo cierto es que la encuesta real, señala otra cosa y no son 18 sino 12 en los que, en este momento, el panismo estaría en posibilidades de ganar. Los otros diez serían ocho para Morena y dos para el PRI.

MEDIO TIEMPO.- Los distritos en donde el PAN estaría alzándose con la victoria el dos de junio son: Dos de Nuevo Laredo, dos de Reynosa, uno de Matamoros, el de Río Bravo, uno de Victoria, uno de la región cañera, los dos de Tampico y el de Altamira. Al PRI le dan uno de Victoria y el de Valle Hermoso. Los demás serían para Morena.

De quedar así esa posibilidad, habría un Congreso más plural, pero Acción Nacional seguiría teniendo mayoría, no como ahora, pero sí seguirían dominando el parlamento estatal y teniendo prácticamente “mano” para la designación de las mesas directivas de cada mes.

Lo cierto es que se verían en la necesidad de contar con operadores políticos de mayor experiencia y eficacia para poder establecer condiciones legislativas, ya que sí habría una pluralidad que, democráticamente, sería muy saludable para esta entidad.

SEGUNDO TIEMPO.- La semana pasada que vino a Tamaulipas la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polenvsky dejó en claro que la famosa “austeridad republicana” que tanto se pregona a nivel nacional solo es parte de un discurso para ganar adeptos. Y es que, según cálculos de líderes de opinión, la gira de la señora Ibañez por esta tierra salió en más de un millón de pesos.

Entre traslados, logística, pago de seguridad, alquiler de autos blindados (que no se usaron, pero sí se pagaron), así como rentas, comidas y suvenires se fue toda esa lana.

Al final, no dijo gran cosa, solo señaló que seguirá al frente de Morena y agudizó más la división en ese partido político, al menos aquí. Así que para eso gastaron más de un millón de pesos.

TIEMPOS EXTRAS.- Simpatizantes de Morena, PRI y PAN hacen ya sus apuestas para saber quién será el candidato a gobernador de cada partido político para el 2022.

Si bien, aún faltan tres años para el activismo electoral sucesorio, además de que habrá que esperar si la gubernatura de ese año será de dos o cinco años, la gente ya comenzó a poner nombres.

Por ejemplo, por Morena ven como principal prospecto a Héctor Garza González, pero también hay quienes no quitan el dedo del renglón con que podría ser Américo Villarreal. Eliminaron ya de la lista a Rodolfo González, pero añadieron al alcalde de Madero Adrián Oceguera.

En el PRI tienen en la mira a Alejandro Etienne, Oscar Almaraz, Edgar Melhem y hasta a Paloma Guillén, ahora que ya es senadora. Sin dejar de mencionar al propio Baltazar y hasta a Yahleel Abdala.

En el PAN son más prudentes y no quieren dar a conocer favoritos para no equivocarse. Prefieren esperar las señales, sin embargo, bajita la voz ponen a Gerardo Peña (con pocas posibilidades), a Ismael García (con medianas posibilidades), a César Verástegui que se ha ido metiendo con base en efectividad. Hay más nombres, pero con menos posibilidades. Eso sí, esperarán las circunstancias políticas para saber a quién designar.

PENALES.- Sigue habiendo molestia de muchos empleados del gobierno estatal por el asunto de las fotocopiadoras e impresoras. Y es que los trámites se han ido siendo cada vez más lentos por las filas que tienen que hacer para poder sacar una copia hasta de un oficio menor.

Los empleados están desesperados y hay quienes quieren optar por comprarse una y usar su celular para imprimir o sacar copias.

Los empleados creen que no fue una buena decisión, que se está pagando mucho por un servicio que no es óptimo y que reduce la productividad. Ya veremos si les hacen caso.

Los que algunos se preguntan es: ¿en dónde quedaron las impresoras que aún estaban en buenas condiciones y que las quitaron para meter unas rentadas?

EN CINCO PALABRAS.- Sigue la cuenta regresiva final.

PUNTO FINAL.- “No hay nada más pequeño, que un grande dominado por el orgullo”: El Quijote.

Twitter: @Mauri_Zaáta

Comentarios