Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

NUEVO LAREDO.- Por su adicción al alcohol, una persona que dejó a su familia residente en los Estados Unidos terminó sus días al morir en soledad, tirado sobre un colchón, dentro de una bodega abandonada .

El hallazgo del cuerpo sin vida de Servando Castillo Trujillo, de 59 años de edad, se reportó a las 22:50 horas del pasado lunes.

Fue en el interior de un inmueble ubicado en la calle Mina y Francisco Munguia de la Colonia Militar, como referencia en la antigua Conasupo, en donde se encontró en un solar abandonado el cuerpo sin vida.

Al recibirse un llamado por parte de C-4 reportando una persona fallecida en la Calle Mina y Francisco Munguía de la colonia Militar, como referencia en la antigua Conasupo, elementos de la Policía Investigadora se trasladaron al lugar referido.

Al arribar, el lugar se encontraba resguardado por personal de la Policía Estatal Acreditable al mando del oficial Ponciano Esquivel U-260, y personal de URSA al mando de paramédico Daniel Rodríguez.

Al dar inicio a las indagatorias, se dio fe que a simple vista se observa un inmueble en condiciones de abandono tipo bodega.

Al ingresar al lugar, se observa enmontado y con basura y en abandono, observando sobre el costado derecho un cuerpo del sexo masculino sobre un colchón.

El cuerpo sin vida viste pantalón color negro, sin camisa, sin calzado, de aproximadamente 50 años de edad.

Posteriormente se entrevistaron con una persona del sexo masculino que se identificó como Adrián Castillo de 54 años de edad.

Adrián, con domicilio en la calle Mina 7733 de la Colonia Buenavista, manifestó ser hermano de quien en vida llevara el nombre de Servando Castillo Trujillo, de 59 años de edad.

El declarante manifestó que su hermano se separó de su familia que radica en Laredo, Texas, desde hace 15 años, por problema de alcoholismo.

Desde entonces, dijo, vivía en condición de calle, habitando este lugar abandonado, junto con otras personas que se dedican a ingerir bebidas embriagantes (huachicol).

Fue aproximadamente a las 22:30 horas cuando que enteró por unos conocidos que había una persona fallecida y al parecer se trataba de su hermano.

Tras acudir al lugar, los paramédicos que lo revisaron le dijeron que ya no contaba con signos vitales, por lo que se ordenó el levantamiento y traslado del cadáver al Servicio Médico Forense por personal de CapillasValdez, para posteriormente realizar las actuaciones correspondientes.

Cabe mencionar que el cuerpo no presenta signos de violencia.

Comentarios