Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rusia.- Esta es la impactante historia de Ivan Mishukov, un joven que de niño fue abandonado en las calles de moscú y criado por una manada de perros callejeros, quienes lo cuidaban como un cachorro.

El hombre, de 27 años actualmente, fue criado por perros cuando era un niño de cinco años de edad y reveló como los animales le salvaron la vida. Fue rescatado de las calles de Moscú, después de dos años de vivir con los perros.

Iván vivía con su abuelo alcohólico, quien lo abandonó cuando era muy pequeño, para sobrevivir recorría los callejones en busca de comida y abrigo ante las frías noches.

Entonces encontró a cuatro perros que ‘lo alimentaron’ y le dieron abrigo. Él asegura que esa única familia le dio también amor y afecto.

Cada mañana, el niño iba con los perros a mendigar comida de una panadería local en Reutov, cerca de Moscú.

Los perros se llamaban Jesse, Goga, Masha y Seva, y cuando los animales encontraban comida la compartían con él y viceversa.

“Me mantuvieron abrigado en las noches heladas. Me lamían la cara para darme ‘besos’”.

«Entiendo que si no hubiera sido por esos perros, no habría sobrevivido en la calle».

«Pero también estoy agradecido con los policías que me sacaron de la manada y, por supuesto, a mi madre adoptiva que me crió».

El día en que fue encontrado por trabajadores sociales no pudieron separarlo de la manda. Los perros se negaban a dejar ir ‘a su hijo’.

A la policía le tomó tres intentos de separar al niño de la manada para que pudiera ser trasladado a un albergue.

Increíblemente, los perros lo encontraron y lo esperaron en las afueras de la institución pero él nunca salió y los caninos fueron sacrificados.

«Amé a los perros y ellos me amaron a mí», dijo a los trabajadores sociales después de que fue rescatado».

Ivan fue criado por Tatiana Babanina, su madre adoptiva. Se recuperó lo suficiente como para ingresar a la prestigiosa escuela de cadetes navales Kronshtadt, donde una vez desfiló frente al presidente ruso Vladimir Putin.

Esperaba una carrera en el servicio de seguridad de FSB, pero en cambio regresó a Reutov, donde había vivido antes con los perros, y ahora trabaja como operador en una fábrica.

Su historia fue la inspiración para crear la película y obra de teatro «Ivan and the dogs». Así como el libro «Los fieles amigos de Iván Mishukov».

Con Información de: El Debate 

Comentarios