Mejorando vidas

0
403
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Valeria Maldonado Peña.-

El pasado martes 21 de mayo, un grupo de aproximadamente 60 pequeñines recibieron con emoción y mucha sorpresa la visita de “la coqueta”, una yegua que forma parte del equipo de trabajo de la Asociación Maltos A.C que preside la licenciada Adriana Gallardo Maltos y que se dedica a dar terapias de equinoterapia impartidas por el instructor Felipe de Jesús Elizondo Aguilar.

El Jardín de Niños al que acudieron en dicha ocasión fue el “Leonor Collado”, ubicado en la colonia Ruiz Echeverría en donde a través de la interacción con la yegua, los niños y niñas que presentan algún problema de concentración, hiperactividad o de agresividad, aprenden a concentrarse y logran (mediante varias terapias) ir mejorando los aspectos en los que requieren ayuda para lograr un mejor desarrollo interpersonal.

Al respecto la directora de Unidad y Apoyo de Preescolar número dos, Dora Elsa Banda González nos habló un poco sobre los beneficios que estas terapias tienen en los niños y niñas desde temprana edad, principalmente si presentan necesidades educativas especiales y barreras para el aprendizaje.

“Estos niños son atendidos dentro de los Jardines regulares y nosotros nos encargamos de traerles las terapias, ya sean de aprendizaje, lenguaje o conducta. Cada Jardín cuenta con una maestra de apoyo, y hay dos psicólogas que también ayudan en las terapias”, dijo quien tiene a su cago cinco Jardines de Niños en la Capital.

Sobre la equinoterapia, indicó que es una técnica que les ayuda a bajar los niveles de ansiedad y mejorar la conducta de los infantes, especialmente en los que presentan autismo por ello, agregó que la Asociación Maltos es de gran ayuda pues está brindando las terapias de forma gratuita en cada uno de los Jardines lo que representa una ventana de nuevas posibilidades para los padres de familia que tienen hijos que requieren apoyo.

Fue así como salón por salón, las maestras de cada uno de los grados del Jardín de Niños en compañía de los pequeñines que reciben apoyo, pasaron una divertida mañana al mismo tiempo que trabajaban y fortalecían sus mentes y conocimientos. Ante la presencia de “la coquetea” el cambio en la actitud de ellos fue notoria y así como hubo unos que se acercaban sin temor, hubo algunos otros que necesitaron un poco de ayuda pero finalmente aceptaban montar.

La licenciada y presidenta de la Asociación, Adriana Gallardo Maltos dijo que el objetivo de su labor es “atender a niños con discapacidad y con alteraciones en el desarrollo” apoyándolos para que tengan mejor calidad educativa y mejoren sus conocimientos, su conducta, su lenguaje y su aprendizaje.

Agregó que la constancia de las terapias es un factor importante, “se dan de 10, 15, 20 o 30 minutos dependiendo de la alteración que presente el niño y se hace a pelo porque es mejor cuando inicia el caballo la marcha genera una activación cerebral en el niño, y así mejora su atención, la cuestión psicomotora y va sacando toda la ansiedad”.

A lo largo de once años de estar trabajando en el beneficio de los más pequeños, no se tiene un número exacto de cuántos niños han mejorado gracias a los trabajos que se hacen con los caballos, mismos que son impartidos por el terapeuta en equinoterapia Felipe de Jesús Elizondo Aguilar quien realizó su certificación en Querétaro. Sin embargo  cada año se tienen más casos.

Gallardo Maltos destacó que dentro de estas terapias, el que los padres de familia se involucren es de suma importancia ya que los niños necesitan el apoyo; expuso que los signos de alerta para saber si sus hijos tienen necesidades educativas especiales o barreras de aprendizaje son visibles desde los tres o cuatro años siendo el más común el que este no hable o no preste atención.

Luego de una mañana de trabajo, por la tarde la asociación recibió en sus instalaciones a un grupo de estudiantes del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTis) 236 de la especialidad de Puericultura a quines se les brindó una muestra del trabajo que realizan día a día en los Jardines de Niños.

La licenciada Martha Villareal Olvera, coordinadora estatal de esta especialidad, dijo que esto se hizo como parte de las prácticas de los alumnos quienes deben salir con el mayor número de herramientas posibles para ayudar a los niños y niñas que atenderán en su campo laboral.

 

Comentarios