Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Brasil.- Niños y adolescentes fueron puestos a desfilar para ser ofrecidos en adopción  como si se trataran de modelos, o esclavos en venta, en un centro comercial de Brasil; el hecho, que fue respaldado por una asociación de abogados, ya es investigado.

El desfile de menores en busca de adopción, fue realizado el 21 de mayo en Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso, y causó repudió en la sociedad brasileña. Será investigado, según indicaron autoridades del sistema judicial.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Justicia, el evento en que los niños y algunos adolescentes que nunca fueron adoptados desfilaron ante el público para ganar “visibilidad”, fue autorizado por la jueza de Derecho de la Infancia Gleide Bispo Santos y contó con el apoyo de la Comisión de Infancia y Juventud de la OAB en Mato Grosso.

La Asociación de Jueces para la Democracia divulgó un comunicado en el calificó el evento como un “retroceso al tiempo de la Conquista” y que “remitía” a las “ferias de esclavos”.

“Hay varias otras formas y campañas para la adopción que no exponen los niños y adolescentes y que nos los vuelven a poner otra vez como víctimas”, apuntó la AJD.

El Departamento de Asuntos Internos de la Justicia de Mato Grosso deberá enviar información detallada al Consejo Nacional de Justicia sobre el polémico desfile de niños, que tuvo el apoyo de la Orden de los Abogados de Brasil en ese estado.

“Los niños y adolescentes que desfilaron, lo hicieron en compañía de sus padrinos o con sus padres adoptivos”, añadió el texto de la OAB regional, entidad que regula el ejercicio de la profesión de abogado en el país.

El evento se apartó de lo estipulado en el Código del Menor, a pesar de la buena intención de “dar visibilidad a los niños y jóvenes entre cuatro y 17 años aptos para la adopción” y del aval de los propios menores, y terminó “exponiéndolos” como “mercancía”.

El Gobierno, a través de la Secretaría Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente, manifestó en una nota su “repudio” al evento y recordó que el Estatuto del Niño y del Adolescente “atribuye a la sociedad y al Estado el deber de proteger integralmente” a los menores en su “identidad y emociones”.

Con Información de: SIPSE 

Comentarios