Sergio Ismael Cárdenas Tamez, orgullo tamaulipeco

0
169
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Alicia Caballero Galindo.-

ASTRO EN EL FIRMAMENTO UNIVERSAL DE LA CULTURA Y LA MÚSICA; CINCUENTA AÑOS DESARROLLANDO LA NOBLE MISIÓN DE SEMBRAR MÚSICA Y ARTE ALREDEDOR DEL MUNDO.

ORGULLO DE MÉXICO Y NACIDO EN NUESTRA QUERIDA CIUDAD VICTORIA.

 

Es hora de dejar a un lado los temas negativos que llenan los medios informativos; si bien es cierto que tenemos problemáticas fuertes en contextos políticos a nivel estatal, nacional y mundial, también es necesario mencionar la obra de los grandes personajes que logran con su desempeño, promover la cultura y el arte, que son alimentos necesarios para el desarrollo saludable de los seres humanos. Es motivo de orgullo para los victorenses y tamaulipecos, que un gran ser humano nacido en Ciudad Victoria, con su desempeño y constancia, ha logrado colocarse en el ámbito artístico mundial como Director de Orquesta, compositor y escritor. El Maestro Sergio Ismael Cárdenas Taméz, ha dirigido sinfónicas en diversos países de Europa y otras partes del mundo, dejando muy en alto el nombre de su terruño, porque, amante de su origen, presume la cuera tamaulipeca y el típico moño de seda netamente mexicanos, en todo el mundo.

En esta semana que concluye, la Sociedad Mexicana de Autores y Compositores, le otorgó un reconocimiento con motivo de sus cincuenta años como compositor: “por su aporte enriquecedor al acervo cultural mexicano, durante su trayectoria como compositor.”

Pero empecemos desde el principio; este talentoso mexicano, nació en Victoria Tamaulipas, una ciudad provincial, en 1951; hijo del Sr. Abundio Cárdenas y la Sra. Olga Tamez. Tuvo una infancia feliz y una formación moral íntegra, bajo la dirección de padres ejemplares y amorosos que consolidaron una familia cobijada bajo la fe de la iglesia presbiteriana. A los 14 años, la maestra del coro de la iglesia a la que él y su familia pertenecían, se mudó a Matamoros Tamaulipas y el coro quedó acéfalo, el joven Sergio, alzó su mano diciendo: “yo dirigiré al grupo” con mucho amor a la música y gran capacidad organizativa que puso de manifiesto al dirigir a un coro de 15 a 20 jovencitos de su edad, sin más conocimiento que el aprendido con su maestra, un excelente oído y la vocación natural que lo ha llevado hasta donde se encuentra.

Después del éxito logrado con su labor, sus padres decidieron apoyar su vocación y se trasladó a la Cd. de México, para estudiar en la Escuela de Música Sacra del Seminario Teológico Presbiteriano de México, en 1967, estudios que continuó posteriormente en el Westminster en Londres y Choir College, de Princeton, NJ, USA, de donde se graduó en 1972 con honores, en Bachelor of Arts (Licenciatura en Artes), en la especialidad de Canto; un año después, en 1973, obtuvo de la misma institución su Master of Music (Maestría en Música), en la especialidad de Dirección Coral, habiendo tenido entre sus maestros a Joseph Flummerfelt, Thomas Dunn y Malcolm Williamson (en composición musical). En 1975 Sergio Cárdenas se graduó mit Auszeichnung (Con Distinción) en Dirección Orquestal de la mundialmente famosa Universidad de Música Mozarteum, de Salzburgo, Austria. Aquí, sus maestros fueron Gerhard Wimberger y Nikolaus Harnoncourt, habiendo, además, asistido con regularidad a las clases magistrales.

Durante su estancia en Princeton, NJ, USA, como estudiante de postgrado del Westminster Choir College, el maestro Cárdenas fue integrante de la Compañía de Ópera de Princeton, con la que estrenó mundialmente la ópera BETWEEN THE SHADOW AND THE DREAM, de la compositora Olga Gorelli, de la clase de Composición Musical de Vincent Persichetti (Filadelfia), cantando el papel principal del barítono. Durante esta época, también fue Director del Coro de la Primera Iglesia Bautista, de Trenton, NJ, USA y participó en Cursos Magistrales de Dirección Coral impartidos por Roger Wagner y Robert Shaw. Como integrante del Coro Sinfónico Westminster, Sergio Cárdenas cantó en muchos conciertos sinfónico-corales de las principales orquestas de la región, lo que le permitió cantar bajo las batutas de Pierre Boulez, Leonard Bernstein, William Steinberg, Lorin Maazel, James Loughran, Eugene Ormandy, Leopold Stokowsky y Lukas Foss.

En reconocimiento a su brillante dirección musical de la ópera (singspiel) “Der Schauspieldirektor” (El Empresario), de W. A. Mozart, en la Gran Sala de la Fundación Mozarteum de Salzburgo en la primavera de 1975, el Maestro Sergio Cárdenas, fue contratado como Director Titular de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Música Mozarteum, de esa misma ciudad, puesto en el que permaneció de septiembre de 1975 a junio de 1979. Durante esta época, logró la participación con su orquesta de solistas prestigiados, entre los que destacan Henryk Szeryng y Gidon Kremer y Thomas Zehetmair. También participó con rotundo éxito en los festivales internacionales de música “Semana Internacional Mozart” y “Festivales de Salzburgo”, siendo hasta la fecha el único director mexicano de orquesta sinfónica que ha logrado tal distinción.

La estancia de seis años en Salzburgo le permitió un acercamiento y profundización de la música de Mozart, hecho que fue reconocido por la exigente crítica austriaca, que llegó a calificar las interpretaciones mozartianas de este músico mexicano como “ejemplares”, como “algo que fija parámetros e impone estilos” ( tal cual se escribió en el periódico Salzburger Nachrichten).

EN 1979, Sergio Cárdenas fue invitado por el Instituto Nacional de Bellas Artes, de México, a ocupar la Dirección Artística de la Orquesta Sinfónica Nacional, puesto en el que permaneció hasta septiembre de 1984. Durante esta época, la labor del director mexicano se concentró en restaurar la dimensión nacional de la agrupación, por lo que fundó y dirigió los Festivales de Verano de Aguascalientes y los Festivales de Primavera de Oaxaca, que junto con diversas giras concertísticas por muchas entidades federativas de la República Mexicana, contribuyeron a posicionar el carácter nacional de la institución orquestal, una de las más antiguas de México. Con la Orquesta Sinfónica Nacional, el Maestro Sergio Cárdenas, realizó varias grabaciones para la entonces compañía RCA Victor, destacando el disco dedicado íntegramente a la obra orquestal de José Pablo Moncayo y el álbum que contiene dos poemas sinfónicos y cuatro sinfonías de Candelario Huízar. Con la Camerata de la Sinfónica Nacional, grabó un disco de música mexicana para arcos que incluyó obras de los compositores mexicanos Manuel Enríquez, Ricardo Castro y Manuel M. Ponce.

La crítica musical especializada de los más de 18 países en los que el Maestro Cárdenas ha actuado, se ha volcado en elogios por su desempeño artístico, reconociéndolo como un director moderno en quien confluyen la pasión y la honradez intelectual, la integridad ética musical y su entrega al servicio de la música, el romanticismo y la objetividad, el quehacer meticuloso e inspirador que cautiva y conmueve. Además de interpretar a los grandes de la música innova en la música, llevándola a ritmo de rap entre otras modificaciones

EL Maestro Sergio Cárdenas, lee, habla y escribe con fluidez en alemán, inglés, italiano y español.

A pesar de volar en las más altas cumbres del arte mundial, atendiendo al llamado del Gobierno de Tamaulipas, participó como director del Festival Internacional Tamaulipas en nuestro estado, obedeciendo a su amor por el terruño.

Su labor como compositor y escritor sería imposible mencionarla toda por razón de espacio, es extensa, fructífera y exitosa.

Es importante mencionar que, a pesar de su prestigio a nivel mundial, nunca ha perdido la sencillez y humanidad en su trato; sonrisa franca saludo sincero y la mano tendida a los demás. Es un privilegio de los grandes que acepta sus dones maravillosos y los comparte con los demás.

Es una estrella del firmamento artístico de México que siempre brillará.

Va desde Tamaulipas un abrazo con mi reconocimiento y el cariño de miles de coterráneos que lo admiramos, lo valoramos y pedimos al Creador que lo guarde mucho tiempo para que nos siga deleitando con sus composiciones literarias y musicales.

¡SALUD MAESTRO!

 

Comentarios