Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Una cirugía cardíaca practicada a un hombre de 60 años se le fue de las manos a los médicos, tras perforar una bula pulmonar del paciente y terminara con un incendio en su pecho.

El sitio web Inverse, informó que el hombre sufría una disección aórtica que le provocó una ruptura potencialmente fatal, y una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Cuando el paciente recibía oxígeno a través de un ventilador, se alteró la composición de aire en sus pulmones. El oxígeno altamente inflamable comenzó a escapar de los pulmones producto de la perforación.

Este oxígeno terminó por entrar en contacto con la aplicación de un lápiz de electrocauterio, un dispositivo usado para coagular la sangre y reducir el sangrado.

En un abrir y cerrar de ojos, un chispazo del dispositivo hizo que el aire rico en oxígeno que se hallaba alrededor del pecho del paciente terminara por inflamarse.

Los hechos se dieron el pasado fin de semana en Viena, Austria, y según los especialistas, no es el primer caso de incendios generados por dispositivos de electrocoagulación utilizados con un suministro elevado de oxígeno.

Milagrosamente, el accidente no paso a mayores, ya que las llamas fueron «extintas inmediatamente sin causar lesión alguna al paciente» y el resto de la operación transcurrió con éxito.

Con Información de: SIPSE