Educación inclusiva

0
56
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Adriana Heredia.-

El uso de uniformes “inclusivos” que causó polémica y llegó a ser tendencia en redes sociales con memes de cómo se verían los funcionarios varones de alto nivel con falda, incluso circuló una imagen del propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, eso es solo una parte mínima de la reforma educativa, si bien es cierto merece un trato especial, la realidad es que hay más cosas que deben ser sometidas a un análisis profundo como el hecho de que el estado garantizará la infraestructura y los materiales educativos idóneos, ¿cuántas veces no han dicho eso?, ¿de verdad no faltará nada en las escuelas?.

Sabemos que para empezar el término de “inclusión educativa” o “inclusión en la educación” es obsoleto, hoy en día hablamos de “educación inclusiva” y no se refiere para nada al uso del uniforme escolar, si no más bien a que en la educación caben todos, todos aquellos niños y jóvenes que por tener una discapacidad son excluidos muchas veces bajo el pretexto que no tienen espacio, pero que en realidad no quieren batallar o verse como una escuela con niños especiales.

Preocuparse por el uniforme es en lo menos que se deben ocupar, usar un uniforme es bueno porque permite la uniformidad de los niños, el verlos iguales sin distinción de clase social, pero promover que las niñas vayan con pantalón o los niños de falda es irse al extremo, y querer imponer en un sistema educativo tradicional una moda de pasarela como el de las grandes estrellas de Hollywood que visten a sus niños de princesas y a sus niñas de príncipes, ellos lo hacen para llamar la atención, es un tema innecesario ante tanto que se puede mejorar en la verdadera inclusión de quienes tienen síndrome de Down, Autismo, Discapacidad Intelectual, Motriz, Visual o Auditiva, e incluso algún Déficit de Atención  pero no los admiten en una escuela “regular”.

¿Porqué están discutiendo el tema de ponerles uniformes de niña a los niños y de niño a las niñas?, en vez de debatir sobre un aumento en el presupuesto para que se tenga un psicólogo por escuela, un maestro de apoyo además del titular para poder brindar el servicio completo en la verdadera educación inclusiva.

Ponerles pantalones a las mujeres no es nada nuevo, en la moda tradicional sucede, en algunas instituciones de nivel bachillerato que tienen ciertas especialidades, las mujeres deben llevar pantalón y botas de trabajo, pero abrir la posibilidad de que sea en el nivel básico se prestaría para practicar el bullying en una escuela por supuesto sin psicólogo, peor aún ponerle falda a los niños, y mire no faltará quien lo haga nomás por dar la contraria.

 

HAZ

En fin, hay propuestas muy buenas en materia educativa tanto en la reforma de la cuarta transformación así como el hecho de que ya hay un proyecto de decreto donde la Secretaría de Hacienda y la de Educación consideren en su presupuesto los costos de la energía eléctrica de todas las escuelas públicas de nivel básico del país, van a brincar en un pie los directivos, nomás hay que esperar a que lo cumplan, y de los uniformes ya se dijo que en Tamaulipas no va ese asunto y no porque seamos norteños y tradicionales,  si no porque no hay necesidad de saltarnos al paso once y vernos muy abiertos cuando no hemos resuelto los primeros diez pasos de la educación inclusiva.

[email protected]

Facebook: @adrianaherediaperiodista

Twitter: @adriana_heredia

 

Comentarios