Revoltijo tamaulipeco

0
84
Quien también fue víctima del “embrujo” de Chucha fue el Cronista de Victoria, Francisco Ramos Aguirre; nos reveló que también le tocaron besos y abrazos de este personaje entrañable de la Capital.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Francisco Ramos Aguirre.-

El Tamal

Humeantes los tamales, en pleno hervor,

de la olla directos a la mesa;

calientes en el plato, pieza a pieza,

y salsa molcajeteada… ¡por favor!

 

¡Que vengan los comensales con furor!

a probar los de puerco con lindeza,

que les hinquen el diente con firmeza:

a los de azúcar y chile de color.

 

¡Monarca de las fiestas es el tamal!

emblema culinario muy galano;

y descendiente del mero nixtamal.

 

Conquistador de antojos muy ufanos,

yo te declaro platillo nacional;

¡de todo el recetario mexicano!

 

 

La Fajita

Para Arturo Zárate Ruiz

 

De las carnes jugosas del bovino,

la fajita es un corte suculento.

Se cocina al carbón y fuego lento,

para los paladares muy felinos.

 

Con frijolitos charros y  buen vino,

guacamole y salchicha en su elemento;

una salsa picosa… con acento,

ruboriza los rostros más ladinos.

 

Jamás deben faltar en la parrilla,

tostadas y cebollas en reposo,

y la mexicanísima tortilla:

 

Brindemos con cerveza en pleno gozo.

¡Dios salve a la fajita y quesadilla!

para los apetitos más golosos.

 

Tributo al Cabrito al Pastor

Aparece el cabrito a fuego lento,

suave carne y riñones adiposos,

brillan como los trigos milagrosos,

a punto de convertirse en alimento.

 

Manjar de emperadores y sustento,

de ancestrales pastores que golosos,

inventaron platillos prodigiosos,

utilizando poco condimento.

 

Por eso lo pregono al infinito,

cuando vayas al norte no te olvides,

de comer un buen plato de cabrito.

 

Una pierna o paleta, tu decides,

y si quieres saciar bien tu apetito,

pide una riñonada y no convides.

 

Elogio al Chile Piquín

De apariencia pequeña y delicioso,

es el chile piquín en la cocina,

sustancia de la dieta campesina,

en vinagre o en salsa delicioso.

 

Chile piquín del monte, muy sabroso.

Sazón del machacado y la cecina,

el taquero pregona en cada esquina,

tu fama de chiquito muy picoso.

 

No hay paladar severo que resista,

tu excitante sabor superlativo,

pues el chile piquín, siempre conquista.

 

Chile del monte de sabor cautivo,

no es necesario ser especialista,

para rendirle culto admirativo.

 

 

 

Comentarios