Los presidenciables tamaulipecos

0
182
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Mauricio Zapata.-

Tamaulipas es una entidad con poca presencia en la esfera política nacional.

De hecho, de los 64 Presidentes que ha tenido el país desde su vida independiente, solo dos tamaulipecos han ocupado este cargo: El matamorense Manuel González del uno de diciembre de 1880 al 30 de noviembre de 1884. Fue el presidente número 35 del país.

El otro fue el victorense Emilio Portes Gil, quien dirigió a México de manera provisional de 1928 a 1930 luego del asesinato de Álvaro Obregón cuando este aún no tomaba posesión del cargo. Fue el mandatario número 48.

Lo anterior viene a colación luego de que algunos medios de información nacional, o mejor dicho, algunos editorialistas han puesto entre candidateables al gobernador Cabeza de Vaca.

A decir verdad, el reynosense podría tener posibilidades, incluso, de alcanzar la candidatura, aunque aún falta mucho tiempo y pueden pasar muchas cosas, entre ellas dos elecciones locales.

Pero hagamos un repaso por los tamaulipecos presidenciables a lo largo de la historia.

Y es que han sido pocos los políticos que ha ocupado algún cargo relevante en el sistema político mexicano que les haya permitido trazar un proyecto para llegar a ser aspirantes a este puesto.

De los más recientes, solo José Ángel Gurría, quien se desempeñó primero como Secretario de Relaciones Exteriores y luego como Secretario de Hacienda y Crédito Público, durante el sexenio del presidente Ernesto Zedillo, sin embargo, no fue “presidenciable” a pesar de estar en dos de los cargos más importantes del gabinete federal.

Antes, el que había tenido dos cargos relevantes fue Emilio Martínez Manautou, quien en el sexenio de López Portillo fue secretario de Salud y en el de Gustavo Díaz Ordaz fungió como secretario de la Presidencia.

Entre los gobiernos de Miguel Alemán y López Mateos no hubo tamaulipecos en el gabinete presidencial. Con Ávila Camacho, Marte R. Gómez fue titular de Agricultura y Fomento (hoy Sagarpa).

Emilio Portes Gil ha sido el tamaulipeco que más cargos ocupó en el gobierno federal. Fue secretario de Gobernación, Procurador, secretario de Relaciones Exteriores y dirigente nacional de lo que hoy es el PRI (Partido Nacional Revolucionario) y la mayoría de esos puestos los ocupó después de haber sido Presidente.

Fuera de ahí no ha habido cargos relevantes para tamaulipecos, salvo algunas subsecretarías sin que hayan tenido oportunidad de ser presidenciables a los largo de 196 años del México independiente.

De los presidenciables:

Uno estuvo muy cerca de serlo: Emilio Martínez Manautou. Era el secretario de la Presidencia durante el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz. Había hecho una labor bastante eficiente y fue considerado como uno de los favoritos para la sucesión, incluso por encima de Luis Echeverría, sin embargo, fue de los que no estuvieron de acuerdo con la estrategia del gobierno durante el movimiento del 68, lo que le fue restando puntos ante Díaz Ordaz y eso pesó al final de su sexenio para que decidiera por Luis Echeverría Alvarez.

Antes, estuvo don Marte R. Gómez en los años treinta. Fue mencionado para la sucesión de 1934 y después en la de 1940, con pocas posibilidades, pero sí fue uno de los que se señalaron. Después se convirtió en uno de los principales negociadores del gobierno hasta el sexenio de Díaz Ordaz. A Marte R. Gómez se le debe que México haya sido sede de los Juegos Olímpico del 68, entre otras cosas relevantes.

El otro tamaulipeco presidenciable fue Tomás Yarrington Ruvalcaba, quien como gobernador sobresalió por su liderazgo y por ser de los principales impulsores de lo que hoy es la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), a tal grado que tuvo presencia nacional. Para la sucesión del 2006 se apuntó, pero al lado tenía a dos adversarios con mayores posibilidades, uno de ellos Arturo Montiel y el otro Roberto Madrazo. Pero ante la turbulencia política en esos momentos terminó declinando en favor de Montiel para oponerse a Madrazo, en donde fundaron aquel “Tucom” (Todos Unidos Contra Madrazo). Al final el PRI terminó dándole al tabasqueño la candidatura, para cuando se tomó la decisión, Tomás ya no pesaba.

Es así como los tamaulipecos han figurado poco en el escenario nacional y por ello son pocos los que han tenido posibilidades de ser presidentes.

EN CINCO PALABRAS: La Cuarta sigue en primera.

PUNTO FINAL.- Los políticos de ahora vienen sin instructivos de uso y sin sello de garantía.

Twitter: @Mauri_Zapata

 

Comentarios