El cambio para atrás

0
144
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Mauricio Zapata.-

Los diputados federales de Morena vienen con más reformas y nuevos impuestos.

Sí. Lo que prometieron en campaña, no se va a cumplir.

En lo que respecta a lo que no cumplirán, se trata de un nuevo impuesto.

Mencionarlo como nuevo, es un decir. En teoría es regresar un gravamen que ya se había eliminado: la tenencia vehicular.

En el 2010 una iniciativa del entonces presidente Felipe Calderón, llevó a eliminar este impuesto como contribución federal y permitía a los estados que si querían lo dejaran para ellos.

Muchas entidades lo derogaron. Otras le cambiaron de nombre, y siete años después (porque entró en vigor en 2011), en Tamaulipas se logró eliminar, luego de muchos gritos, sombrerazos e incongruencias.

Pues bueno, la mayoría de legisladores de Morena lo aprobarán, ténganlo por seguro y en el 2020 volveremos a pagar por tener el derecho de tener un auto.

Ojalá los legisladores que no son de mayoría logren detener esta iniciativa que habrán de presentar en septiembre cuando se comience a elaborar el Paquete Económico 2020.

Veremos de qué están hechos.

Lo cierto es que lo que tanto criticaron, lo que tanto espetaron en las tribunas parlamentarias, lo que tanto reprocharon los antes opositores, ahora se volverá a cobrar… y créanlo, viene “remasterizado”.

El otro asunto es una nueva Ley Político-Electoral.

Lo que quieren es tener un mayor control de las elecciones, tanto federales como locales.

La idea es que sea el INE quien se encargue de todo ello eliminando a los institutos estatales bajo el pretexto de la “austeridad” y “ahorrarse” una lana.

Es una lástima porque ya se había avanzado.

Cierto, muchos gobiernos locales controlaban sus procesos electorales, sin embargo, el país y las entidades iban avanzando en materia democrática. Con esto, volveremos a los esquemas de los años setentas y ochentas en donde desde Gobernación se decía quién ganaba y quién perdía una elección.

Lástima, vamos para atrás.

Lo peor, es que se tirará a la basura una Ley Electoral (2013) que costó dinero y muchas discusiones. Que costó trabajo, sudor e incluso, hasta vidas.

Se trata de aquella en la que se tenían que empatar las elecciones locales con las federales. Eso se derogará, según un pre proyecto que tienen los diputados de Morena.

Esto hará que, por ejemplo, en Tamaulipas no haya un ajuste en las elecciones de Gobernador con la de diputados y la de alcaldes. Estará dispareja.

Esto –insisto- es sólo un proyecto. Vendrán discusiones, vendrán foros, vendrán muchos debates y a ver si se logran los consensos para aprobarla.

También los Congresos estatales habrán de trabajar en ello y se prevén muchos meses de chamba parlamentaria y política.

Estos cambios en nada benefician al país.

No podemos seguir bajo los caprichos del partido en el poder en turno. Antier fue el PAN y tuvo sus reformas; ayer fue el PRI y también lo hizo con base en lo que ellos creían prudente; ahora es Morena, y como no les gusta, entonces propondrán los cambios pertinentes.

No es posible que sigamos siendo gobernados bajo este régimen –reitero- de caprichos y berrinches. Que tiren a la basura todo lo bueno logrado. Que en vez de mejorar lo que no está bien hecho, mejor se deshagan de todo.

Es como si a usted no le gusta el cuarto de baño de su casa y quiera tumbarla toda para hacer un nuevo baño.

Ojalá quepa la cordura (que lo dudo) y no se eche a perder todo el esfuerzo que se hizo para mejorar las cosas y regresar a los esquemas del pasado que tanto daño le hicieron al país.

EN CINCO PALABRAS.- ¿Ese es el cambio prometido?

PUNTO FINAL.- Hay quienes tienen amigos imaginarios, y eso es natural, pero hay absurdos que tienen enemigos imaginarios. ¡Háganme el favor!

Twitter: @Mauri_Zapata

 

 

Comentarios