Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Al cumplir el siglo de vida, Julia Hawkins contaba con cuatro hijos y tres nietos, que a la postre le darían otros tantos bisnietos, y ninguno de ellos se imaginó que decidiría competir en las pistas de atletismo.

En su familia, el deporte y la competición es importante. Sus bisnietos llegaron a competir al más alto nivel en el ciclismo, ganando varios campeonatos nacionales en Estados Unidos.

Lo que impulsó a Julia a entrenar en las pistas de atletismo fue que a su cuerpo frágil no le convenía seguir saliendo con la bici en rutas de montaña. Era más fácil y cómodo desplazarse por el tartán.

Tiempo después a esta centenaria le empezaron a llamar “Hurricane”, por sendos dobletes en las pruebas de 50 y 100 metros lisos de los Juegos Nacionales para atletas senior.

Julia ganó el doblete en 2017 en Louisiana, batiendo el récord mundial del heptómetro en su categoría. Y repitió el doblete en la última edición de los juegos que han tenido lugar esta semana en Albuquerque.

Es la mujer más anciana en las pistas de Estados Unidos, según la asociación organizadora de los Juegos Nacionales para Atletas Sénior.

La esperanza de vida crece de generación en generación. Lo difícil es mantenerse saludable a edades avanzadas. Cuando le sobre el secreto de su longevidad, explicaba: “Mantenerse ocupada. No dejar de moverse. No hago ningún ejercicio en particular. Solía ​​hacerlo, pero creo que ya no lo necesito“. Hay más secretos: “Siempre he mirado bien qué comer, he comido sano y mantenido mi peso”.

En su casa se encuentran todas las medallas de oro que ha ganado. “Las guardo aquí y allá. Tengo unas cuantas. Mi esposo hizo una caja para que las guardara”.

Cuando le preguntan por cómo planifica su próxima carrera, ella responde: “Nunca se sabe. Cuando tienes 103 años, todos los días son un milagro”.

Con Información de: Vanguardia

Comentarios