Agilizan traslados de salvadoreños

0
55
In this Sunday, June 23, 2019 photo, Tania Vanessa Ávalos of El Salvador speaks with Mexican authorities after her husband and nearly two-year-old daughter were swept away by the current in Matamoros, Mexico, while trying to cross the Rio Grande to Brownsville, Texas. Their bodies, the toddler still tucked into her father's shirt with her arm loosely draped around him, were discovered Monday morning several hundred yards from where they had tried to cross. (AP Photo/Julia Le Duc)
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Arely López García.-

MATAMOROS, Tam.- La esposa del migrante salvadoreño que murió el pasado domingo junto a su pequeña hija de un año once meses al intentar cruzar el río Bravo, ya reclamó los cuerpos para trasladarlos a su país de origen y darles cristiana sepultura.

Sería ayer mismo cuando se terminarán de hacer los trámites correspondientes, y hagan entrega de los cuerpos para llevarlos de regreso a El Salvador, así lo informó Enrique Maciel Cervantes, director del Instituto Tamaulipeco del Migrante en Matamoros.

También señaló que el Consulado de El Salvador se está haciendo cargo de los gastos de traslado de los cuerpos, para que esta familia pueda retornar a su país después de tan lamentable tragedia que vivió al intentar llegar hacia los Estados Unidos.

Asimismo, destacó que el Gobierno de Tamaulipas está facilitando todos los trámites para que los cuerpos sean entregados lo más pronto posible a la señora Tania Ávalos.

“Es cuestión de horas para que los cuerpos sean entregados a sus familiares, ya los trámites están completos y listos, en cuanto les entreguen los cuerpos serán trasladados vía aérea a El Salvador y estaremos apoyando a estas personas hasta en tanto quede todo resuelto para su viaje de regreso”, dijo.

Maciel Cervantes indicó que desde el incidente se albergó en la Casa del Migrante a la señora Tania y otro familiar que llegó con ellos, para esperar a que se hicieran los trámites de la devolución de los cuerpos y poder regresarse a su país.

Cabe mencionar que esta familia recientemente había llegado a esta ciudad fronteriza para pedir el asilo humanitario a los Estados Unidos, sin embargo, se desesperaron al ver las largas listas de espera e intentaron cruzar a nado por el río Bravo, lo que les costó la vida al salvadoreño Óscar Alberto N de 25 años, quien murió abrazando a su hija Valeria, quien apenas iba a cumplir dos años de edad.

Comentarios