¿Cómo será recordado Xico?

0
440
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Cada gobernante, por muy malo que sea, siempre será recordado por alguna obra en especial.

En Tamaulipas podríamos recordar a los exgobernadores Enrique Cárdenas por su impulso al campo y por la modernización de la infraestructura gubernamental.

A Martínez Manatou por la obra hospitalaria y su apoyo a la cultura de la entidad. A Américo por la obra hidráulica. A Cavazos por las carreteras. A Tomás por la modernización. A Eugenio por la obra pública, etc, etc, etc.

En el caso de los alcaldes pasa lo mismo.

En particular, en el municipio de Victoria, en donde hemos tenido 17 alcaldes en 30 años, cada uno ha dejado algo para recordarlos o para olvidarlos. Hubo una época en tuvimos hasta dos ediles por trienio.

Cada uno dejó un estilo propio. Una huella. Hablemos de esos últimos 17 desde 1987 a la fecha.

Tito Reséndez Treviño. Su trabajo no fue grande y prácticamente le dejó todas las cámaras y reflectores a Américo Villarreal Guerra, pero se creció la ciudad en materia comercial.

Ramón Durón Ruiz. Su sello fue hacer aquel “tinaco” en el 16 y 17 Hidalgo tratando de que fuera un símbolo de la Ciudad y cerró esa parte de la calle. Además del quiosco que reinstaló en la Plaza Hidalgo.

Gustavo Cárdenas Gutiérrez. No lo dejaron trabajar y su administración se distinguió más por el pleito político con el gobernador Cavazos que por las obras que hizo. Aun así, la gente lo sigue recordando muy bien.

Pascual Ruiz García. Durante su mandato no se hizo gran cosa que se recuerde, fue un trienio así como el carácter de don Pascual: gris, sin chiste. Quizás el obelisco en la Plaza Hidalgo es de lo poco que se pueda recordar de él o de su administración.

Enrique Cárdenas del Avellano, un tipo con una personalidad muy fuerte, con mucho entusiasmo y con un proyecto definido. Impulsó algunos programas que hoy siguen vigentes.

Eugenio Hernández Flores. Dejó huella en su trabajo. Obras como la joroba, el eje vial, ampliación y rehabilitación de avenidas y aquella frase que aún sigue teniendo algo de vigencia: “Victoria, el corazón de Tamaulipas”.

Álvaro Villanueva Perales. Modernizó calles y avenidas y en su administración se actualizó el reglamento de Tránsito que era obsoleto.

Arturo Diez Gutiérrez. Quizás haya hecho obras y gestionado inversión para la ciudad, pero a él se le recuerda más por su personalidad torpe que por su trabajo.

La de Miguel González Salum. Fue una administración sin reflectores. No tenía mucho respaldo, sin embargo, su chamba dejó huella. En primera instancia saneó las finanzas y pulió el sistema administrativo. Puso la nomenclatura en calles, que no había, y además impulsó la pavimentación de concreto hidráulico.

Alejandro Etienne Llano. No fue tan mal alcalde. Inició diversos programas y luego gestionó obras y recursos, algunos que hoy apenas llegaron y otros saludan con ese sombrero. Se remodelaron y modernizaron varios espacios públicos e impulsó programas que lo mantuvieron cerca de la gente.

Óscar Almaraz Smer. Recompuso los servicios públicos. Su huella fue la remodelación de la avenida más emblemática de la capital.

¿Cómo será recordado el actual alcalde Xicoténcatl González? Usted, amable lector tiene la última palabra.

EN CINCO PALABRAS.- Ya falta menos para terminar.

PUNTO FINAL.- Del cero al Ciudad Victoria, ¿qué tan despreciado se siente?

 

Twitter: @Mauri_Zapata

 

Comentarios