Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Houston, 7 Jul (Notimex). – En las seis décadas de carrera espacial, como en la lucha por la igualdad de género, las mujeres han tenido que navegar contra corriente ganando espacios para convertirse en astronautas para poder alcanzar un hito histórico cuando la primera deje su huella en la Luna en la misión Artemisa de 2024.

Difíciles y dolorosas han sido las pruebas que han tenido que pasar las mujeres estadunidenses que están ya dentro del cuerpo de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), para ahora llegar a pisar el satélite terrestre, las mismas que se les exigen a los hombres.

Este año se cumplen 50 años de que por primera vez la humanidad alunizó en el satélite natural de la Tierra, el 20 de julio de 1969, con el astronauta Neil Armstrong, comandante de la misión Apolo 11, y con él sólo 12 hombres han pisado la Luna.

Hasta el momento no se sabe quiénes serán los astronautas que irán a la luna en 2024 y tampoco el nombre de la mujer que pisará la Luna por primera vez en la historia de la humanidad, porque la NASA está en el proceso de selección y solo ha dado algunas pistas.

En la NASA hay 12 mujeres activas altamente capacitadas y de las cuales una de ellas pisará la Luna, indican que ellas están entre los 40 y 53 años de edad y son pilotos militares, agentes de la CIA, científicas, médicas o tienen títulos doctorales.

La mayoría son astronautas, como Christina Koch que es ingeniera; Anne McClain, ingeniera y aviadora del ejército; Serena Auñón, médica cirujana, y Tracy Caldwell, doctora en química.

Kate Rubins es una microbióloga que ha realizado investigaciones con los virus de la viruela, el ébola y marburg; Shannon Walker, física espacial; Stephanie Wilson, licenciada en ciencias de la ingeniería espacial, y Sunita Williams, capitana de la Marina y quien ha pasado 322 días en el espacio.

Nicole Mann es ingeniera y expiloto militar y todavía no ha volado a la estación espacial, al igual que Megan McArthur que está doctorada en oceanografía y que también es ingeniera aeroespacial.

Jeanette Epps es experta en inteligencia técnica y de equipos, pero todavía no es astronauta, al igual que Jessica Meir, quien es piloto, licenciada en biología marina y estudios espaciales. Todas ellas tienen oportunidad antes de 2024, señala CNN Business.

 

MISIÓN ARTEMISA

El nombre del programa que llevará a la primera mujer a la luna y a un hombre en 2024 surge como un simbolismo porque en 1969 la misión Apolo -dios de la mitología griega, hijo de Zeus y Leto- llevó al primer hombre a la luna, por eso ahora será Artemisa, su hermana gemela, la que llevará a la primera mujer.

Según la NASA, para la misión Artemisa tendrán el cohete más potente jamás construido: el Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) que enviará a la nave espacial Orión desde el Complejo de Lanzamiento 39B en el puerto espacial del Centro Espacial Kennedy en Florida.

La nave espacial volará más lejos de lo que cualquier otra construida para humanos jamás haya volado, en un recorrido total de más de 1.3 millones de millas, y más allá de la Luna en una misión de aproximadamente tres semanas y que regresará a Tierra más rápido que nunca.