Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Alfredo Guevara

Cd. Victoria, Tam. – La promoción de una supuesta regularización o nacionalización de autos y camionetas de procedencia Norteamérica, lo único que está acelerando es la importación de esas unidades, cuya cantidad en circulación es incalculable.

El director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, Mario Guerra González, consideró que lo único que están haciendo agrupaciones como la Organización Nacional para la Protección del Patrimonio Familiar (Onappafa) es crear falsas expectativas.

Sin tapujos, expuso que el hecho de convocar a los propietarios de autos americanos a llenar un formato, con el que solicitan al Gobierno de la República regularizar las unidades, “es jugar con la esperanza de la ciudadanía”.

A la fecha, consideró que han sido múltiples las ocasiones en las que se han llamado a los dueños de esas unidades norteamericana, a los que incluso se les ha cobrado en más de una ocasión para formar parte de un nuevo padrón “sin resultados hasta ahora”.

Convino en que, por ello, organizaciones como la Onappafa o bien la Unión Campesina Democrática (UCD) constantemente aducen “avances” para la regularización de vehículos “chocolates”, o bien integrando nuevos padrones “porque ese es su negocio”.

Comentarios