Futuros alcaldes

0
121
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Mauricio Zapata.-

Sin duda el Congreso del Estado sigue siendo el trampolín para buscar una alcaldía en Tamaulipas.

Varios ediles actuales fueron antes legisladores estatales.

En algunos casos, les han dado la curul como premio de consolación al no haber sido designados candidatos, con la promesa de que la siguiente será de ellos.

De los actuales alcaldes electos que rendirán protesta el uno de octubre próximo hay al menos cinco que podrían ser considerados como prospectos de sus partidos para buscar ser presidentes municipales.

¿Quiénes son?

Por Nuevo Laredo está Manuel Canales Bermea. Goza de la preferencia de los altos mandos estatales y es de un grupo político afín a los intereses neolaredenses. Apúntenlo.

En Matamoros está Héctor Escobar Salazar. El extitular de la Secretaría de Educación de Tamaulipas (SET) ha trabajado para eso. No tiene muchas credenciales para mostrar, pero créanlo, usará la curul, no para legislar, sino para hacer campaña. También debe ser anotado.

En Victoria está Arturo Soto Alemán. No es ningún secreto que el dos veces candidato a la alcaldía capitalina quiere ser el “mandamás” de los victorenses y también habrá de usar su gestión parlamentaria para hacer méritos políticos. Hay quien asegura que se creyó tanto su triunfo que ya le tira más alto. Sin embargo, me parece que su intención no es otra que ser alcalde.

En Altamira hay dos prospectos. Uno de ellos es el todavía diputado Ciro Hernández. Si bien ya termina su gestión, busca a toda cosa ser el edil de esa población, posición que le negaron ya en una ocasión y que la buscará en 2021.

Para ese mismo municipio está Miguel Ángel Gómez Orta, quien sacó buenos resultados y al igual que otros, ya se la creyó. Su curul será usada para hacer campaña y le va hacer pelea, tanto al interior de su partido como al exterior.

Por Tampico, está un José Marón Manzur. Hay que ver si Jesús Nadder no buscará la reelección, que bien podría tener ganada porque no ha hecho mal trabajo, pero el novel político y futuro legislador “calienta en la imaginaria” por si otra cosa sucede.

Más allá de las alcaldías, también hay que ver la gubernatura del estado.

Pocos han sido los diputados locales que a la postre han sido aspirantes a la gubernatura. Es decir, que salten del Congreso del Estado a la candidatura.

Hace tres años dejaron su curul para buscarla Jorge Valdez del PRD sin éxito. Ramiro Ramos quiso también, pero no ganó la interna de su partido.

El actual gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, fue diputado local de 2007 a 2010, pero no “brincó” de ahí a la gubernatura, más bien él es “egresado” del Senado.

En ese sentido, podría ser la primera vez que suceda si es que Gerardo Peña llega a ser designado, primero, diputado plurinominal, y después candidato de su partido. Es sabido que es uno de los prospectos, aunque no la tiene muy segura que digamos. Sin embargo, en caso de llegar al Congreso se convertirá en el líder parlamentario y, desde luego, ese cargo le ayudará a hacer campaña, a placearse por el estado, a darse a conocer y a posicionarse.

Así que no hay que perder de vista a la LXIV Legislatura estatal, porque además pueden surgir más aspirantes a las alcaldías, a las diputaciones federales y como ya lo mencionamos, a la gubernatura.

Esto con relación al panismo tamaulipeco, que es el partido que tendrá la mayoría, pero también habría que tomar en cuenta a las demás bancadas, porque el PRI tendría personajes fuertes; además de Morena, que del mismo modo querrá echar toda la carne al asador.

Insisto, la siguiente gestión legislativa será un nido de grillos y cada sesión será resonancia para lo político en lo futuro.

No hay que perderlos de vista.

 

EN CINCO PALABRAS.- Y eso que no empiezan.

 

PUNTO FINAL.- El poder es literal, aunque siempre hable en metáforas.

 

Twitter: @Mauri_Zapata

 

Comentarios