Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Arely López Galicia

Matamoros, Tam. – A pesar de la tragedia que conmovió al mundo, en dónde murió una pequeña y su padre ahogados en el río Bravo, los migrantes que se encuentran varados en esta ciudad fronteriza insisten en seguir cruzando a nado este río, aún y cuando se les ha hecho saber sobre los riesgos que esto representa.

Durante la mañana de este miércoles un grupo de alrededor de 17 migrantes, incluidos algunos menores de edad y que se presumen eran cubanos, cruzaron a bordo de una cama inflable que utilizaron como una “balsa” improvisada para lograr llegar a los Estados Unidos.

Esto, mientras que otro grupo de migrantes desde el lado mexicano les echaban porras y los grababan con el celular.

Videos que hicieron circular a través de redes sociales, en dónde se puede observar como estos migrantes cruzaron de forma ilegal, aunque del lado americano ya los esperaban las autoridades migratorias.

Estos hechos sucedieron a escasos metros del puente internacional Nuevo de esta ciudad fronteriza, en donde se ha observado a otros migrantes aventurarse a cruzar el caudal nadando, exponiendo sus vidas.

Por otra parte, el delegado del Instituto Tamaulipeco del Migrante, Enrique Maciel Cervantes confirmo que fueron alrededor de 17 personas los que se cruzaron nadando, a pesar del llamado que han hecho como autoridades, para evitar que puedan perecer en el intento.

“Nosotros ya los invitamos a que no lo vuelvan hacer, ya que con esto pierden todos sus derechos en los Estados Unidos y serán deportados a sus lugares de origen”, concluyó.

Comentarios