Comentarios en torno al Instituto de Formación Política de Morena

0
71
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza.-

Actualmente en México resulta evidente que estamos ante una situación especial, por una parte se tuvo una votación copiosa en contra de los grupos político económicos en el poder durante más de media centuria, los cuales perdieron la elección del uno de julio; pero su fuerza, es de tal dimensión que sus controles sociales aún persisten, y en virtud del malestar de las cúpulas por las decisiones gubernamentales que se han estado tomando, aprovechan cualesquier error de las autoridades dirigentes para colocar diques en el camino trazado, buscando evitar que se desarrolle adecuadamente la denominada Cuarta Transformación.

Ante este presente, los auténticos miembros del partido Morena tienen que buscar alternativas de participación, y una de ellas es difundir en la ciudadanía los movimientos importantes que se están gestando en el Gobierno, para que esta información contrarreste, un tanto, lo que se emite en los diversos medios, afectando la imagen del Gobierno federal actual.

Entre las cuestiones que deben difundirse es su proyecto de nación, ya que todo indica que muchas personas ignoran que la 4ª Transformación comprende su documento guía, y a él se ciñe. Por lo consiguiente, una recomendación al respecto podría ser que como inicio se explicara a la ciudadanía lo que comprende en lo general dicho paradigma y posteriormente avanzar adentrándose en cada una de las áreas que comprende. Lo trascendente es que protejamos la conservación de la República, la cual significó grandes luchas, pero que avancemos corrigiendo lo necesario.

Si revisamos con detenimiento la Constitución del Estado mexicano, detectaremos que este fue conformado en 1929, cuando las diversas fuerzas político-militares acordaron crear un partido político que integrara a todos los liderazgos interesados en promover el desarrollo de la vida nacional.

Esto permitió el entrelazamiento de intereses y mediante apoyos mutuos mantuvieron un régimen de vida que resultó avante durante más de media centuria. Sin embargo, para lograrlo fue necesario establecer ciertas reglas, unas escritas y otras tácitas, que promovieron a aquellas personas que las interpretaron y ejecutaron de acuerdo a los lineamientos exigidos.

El liderazgo de los grupos político económicos en el poder fue cambiando al transcurso del tiempo; así vimos transitar principalmente a los abogados de la UNAM, al grupo Jalisco, los economistas nacionales y posteriormente extranjeros, al grupo Atlacomulco, que representaba al Estado de México, y al grupo Monterrey.

La mayoría de ellos realizaron acciones, que posteriormente se ha observado, distaron mucho de haber sido adecuadas y por lo contrario, perjudicaron a la nación. Por ejemplo una impropia administración de las finanzas y el endeudamiento de la nación. Posteriormente vendieron algunos activos de alta importancia como Bancos, Ferrocarriles Nacionales de México, Altos hornos de México y una serie de instituciones más, que tuvieron como característica básica promover grandes utilidades a los amigos de los gobernantes que los adquirieron.

A partir del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, se incorporaron múltiples economistas egresados de universidades del exterior, principalmente de Harvard y Yale, instalando a través de ellos el modelo capitalista denominado neoliberalismo, cuyos principios fundamentados en tratados de libre comercio, facilitaron la negociación de aranceles para permitir el intercambio comercial de productos con ventajas para los grandes consorcios.

En principio, el paradigma fue cuestionado porque no se conocía, pero algunos líderes políticos y económicos lograron convencer a cierto sector social, que el país avanzaría sólidamente al ser aplicado; de tal manera que al transcurso del tiempo podríamos ser un país del primer mundo. Sin embargo, no obstante que los gobiernos posteriores continuaron la misma política neoliberal, los frutos recogidos a casi 36 años, principalmente fueron de acentuación de la pobreza y aún más, con un incremento inobjetable de corrupción, permeándose diferentes espacios del desarrollo económico, político, social que han deteriorado sensiblemente el tejido social, que a estas alturas del gobierno de López Obrador, no obstante manejarse con un gran sentido social no ha sido posible penetrar en grandes sectores, por la defensa a ultranza que lograron construir gracias a los contubernios entre partidos políticos, líderes e instituciones gubernamentales.

Por todo lo señalado también, Morena debe trabajar con gran ahínco y honestidad en la construcción del partido. Primero, como sabemos por las redes sociales y un tanto también por los periódicos, sí existen algunas dudas sobre la legitimidad que tuvo el proceso para la elección del Presidente del consejo actual en Tamaulipas, esto debe solucionarse a la brevedad para poder continuar los trabajos de organización. Enseguida, deben seleccionarse adecuadamente los precandidatos, y brindarles la misma oportunidad a todos los que deseen participar, para que la democracia prive en el proceso.

Concluyo señalando que ojalá una considerable mayoría de miembros de Morena perciban al partido como un organismo que facilite lograr desarrollo social, y no permitan sea manipulado por aquellos que solo lo ven como un ente donde se puede obtener respaldo para su proyecto político.

Todo esto podrá ser una realidad si se atiende a la creación del Instituto de Formación política de Morena, donde los encargados de preparar a los simpatizantes del partido, podrán elaborar un plan capaz de permear las estructuras que ha estado forjando el sistema económico-político-social en el que vivimos, y transformar la mentalidad de la ciudadanía hasta llegar a constituir una, donde lo trascendente sea la sociedad en lo general y principalmente los de mayor marginalidad, económica cultural y social.

El Centro referido será de gran utilidad, porque además de informar a la comunidad, generará ideas y pensamiento crítico; que finalmente promoverán desarrollo social combatiendo frontalmente la pobreza.

Siendo más precisos, podemos afirmar que los cuadros intelectuales constituidos con el trabajo cotidiano del Instituto de Formación Política, serán la vanguardia donde se afianzará el proyecto de la 4ª transformación. Por lo que se espera que los líderes de esta misión sean cooptados de entre el círculo de estudiosos de cada comunidad, que muestren sobrada honestidad y un marcado interés social, porque se les exigirá dedicación al estudio, reflexión constante y entrega plena.

Comentarios