Dulce venganza

0
72
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Arnulfo Mata Huerta.-

Ayer culminó aquí el Campeonato Estatal de Beisbol Sub 12 MLB en el que los protagonistas fueron el equipo de la Santa María de Aguayo de esta Ciudad Capital y Correcaminos Norte de la ciudad cronteriza de Reynosa.

Final en la que la novena de Roberto Caballero, de Luis Fernando Juárez Berrones y de Luis Vargas ganó con “score” de 14 carreras contra una y de paso obtuvo el boleto a la Serie Nacional que próximamente se llevará a cabo en la Ciudad de México, torneo avalado por la Federación Mexicana de Beisbol, (Femebe).

Cabe señalar que Reynosa se presentó en esta final con tres triunfos sin derrota logrados en la ronda clasificatoria, por su parte el equipo de Roberto Caballero tras caer ante Correcaminos norte la noche del pasado viernes 9-4, el sábado ganó 11-0 a la Liga El Bernal de Villa González y por la noche se impuso a la Matamoros, A.C. por 14-4 y de esta manera pasó a jugar la gran final en el Parquecito “Enrique Cárdenas González”, registrando ayer una magnífica asistencia de padres de familia de uno y otro equipo que con sus porras alegraron más el ambiente beisbolero.

Este juego final fue bien dirigido por Gabriel Cazares como ampáyer principal auxiliado por Emmanuel Berrones, quienes hicieron valer su autoridad no permitiendo la indisciplina, llamándoles la atención en repetidas ocasiones a los coaches del Correcaminos Norte.

Del juego, comentamos que fue una dulce venganza la que cobró ayer el equipo de la Liga Pequeña Santa María de Aguayo de esta Ciudad Capital, porque los peloteritos de Victoria jugaron con viveza tanto a la defensiva como ofensiva y su pitcheo lució en plan grande con el zurdito Sebastián López, que mantuvo a raya la artillería norteña, caminando por espacio de seis entradas, aceptando una carrerita, el relevo de Sebastián Olvera fue exitoso.

Por los fronterizos hubo otro desfile de lanzadores, repartiéndose la derrota Juan Sarmiento, Larry Guzmán, Raúl Prisket, Miguel Cruz, Javier García, terminando como Dios da a entender, Esaú Padrón.

Fue la quinta y sexta entrada donde la ofensiva local dejó sentir su poderío con la “majagua”, en la quinta la Aguayo marcó tres carreras con sencillo de Leonardo Hernández que impulsó par de carreras y en la sexta, el equipo de casa dejó sentir todo su poder, bateando varios hits “espalda con espalda”, por ejemplo imparables de Víctor Rodríguez, Víctor Requena, Milo Carrizales y de Aldo Sánchez.

Más adelante vinieron hits de Ramiro Sánchez, de Víctor Rodríguez y de Víctor Requena esto al “dar vuelta” el orden de bateo.

Finalmente, Leonardo Hernández fue el mejor bateador al conectar tres hits en cuatro turnos, apoyado por Víctor Rodríguez y Víctor Requena de 5-3, por los reynosenses Juan Sarmiento, Miguel García de 3-1.

Al final, el dirigente de la Santa María de Aguayo, Enrique Setien, entregó el trofeo de campeón al equipo de casa, los coaches de Reynosa nada quisieron saber en esta ceremonia de premiación.