Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Una mujer identificada como María Luisa Amores, de 61 años de edad, perdió la vida el pasado lunes, tres horas después de haber ido al médico con su esposo Germán Castellanos por unos dolores de cabeza, pues el médico que la atendió la mandó a casa.

Los hechos se dieron en la localidad de Logones, ubicada en Asturias, España, en donde este sábado Germán Castellanos llevó la urna con las cenizas de su esposa para denunciar la negligencia del hospital.

«Vinimos por urgencias para no tener que pasar por el hospital, pero el doctor se molestó muchísimo porque teníamos que haber pedido hora, así que la mandó para casa sin mirar», explicó el hombre al medio.

Además de las cenizas, el viudo llevó unos jabones «para limpias conciencias», 100 euros como pago de la consulta de «tres minutos», unas flores y una invitación al hotel Las Viñas, el cual es propiedad del matrimonio, como «premio» a la «gran atención en la consulta».

Ahora, Castellanos espera los resultados de la autopsia antes de acudir a los tribunales a exigir justicia, pues aunque los forenses revelaron que la muerte de la mujer era inevitable, el hombre reprocha «que nos hubiera tratado como personas».

Asimismo, el hombre contó que tras la muerte de María Luisa, su vida ha cambiado para siempre. «Teníamos la vida resuelta para marchar y ahora todo se desmorona», lamentó Castellanos, agregando que sin su mujer se siente «sin nada».

Con Información de: RT

Comentarios