Terrorismo fiscal

0
37
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Humberto Gutiérrez.-

Los saludos de la columna van hacia los designios de JUAN MANUEL LOYA GUZMÁN, editor y amigo.

En Reynosa este sábado se pretende entrar al récord Guinnes al elaborar la discada más grande del mundo en la cual se emplearan 300 kilos de carne.

La doctora MAKI ORTIZ alcaldesa de la ciudad de Reynosa estará presente para ser testigo del logro de esta gran hazaña, que otra vez pone a Reynosa en el plano nacional.

Esta es la noticia amable del fin de semana.

Empecemos con un trago amargo.

A la clase empresarial se les equipará con el delito de delincuencia organizada a quienes inventen deducciones y simulación para no pagar impuestos correctamente, van con todo a descubrir a las empresas que venden facturas falsas. Es tema a comentar por su amplitud otra ocasión, y esa es hoy.

Está mal diseñada esta acción, se equipara al terrorismo fiscal, la pasan del Código Fiscal al Código Penal según la iniciativa que llegó el jueves por la noche a la Cámara de Senadores.

Me hace recordar la vieja y popular adivinanza de la humanidad de que primero, el huevo o la gallina.

Con el nuevo sistema de facturación en México el SAT es el único que autoriza, y le pone sello a la facturas de proveedores de tal manera que éste es inalterable e infalsificable.

Y desde siempre, le platico que por lo menos durante 50 años he tenido tratos con la Secretaría de Hacienda y ahora con el SAT- Sistema de Administración Tributaria- y por los menos he acompañado a 500 personas en la solicitud de darse de alta o inscribirse para desarrollar un negocio ya sea compra-venta, comercio, industria y servicios en mi formación de contador público asesor de empresas.

Y siempre de los siempres y ahora más que nunca el SAT recibe la solicitud, comprueba y manda un verificador del domicilio, después toma las huellas dactilares, graba el iris de los ojos, toma la forma electrónica y comprueba de que persona se trata la que está haciendo el movimiento.

Por lo general si es persona física con actividad empresarial le piden hasta el acta de nacimiento.

Si es una sociedad se realiza ante Notario que le pide más documentos, se protocoliza el documento, se investiga el origen del capital por la Ley Antilavado de dinero y por si no fuera poco, el SAT tienes que firmar una declaración de por lo menos 15 preguntas que te hacen.

Y con todo eso, permiten algunos funcionarios del SAT abrir empresas en solares baldíos, industrias en casas habitación sin verificar.

Entonces, me pregunto, ¿Dónde está el inicio de este mal?

¿Por qué agredir a los empresarios si el mal nace en las propias las entrañas del SAT?

En lecturas pasadas me di cuenta de que habían encontrado más de cinco mil empresas que se dedican al deporte preferido, la compra de facturas.

Y sigue y sigue.

Se debiera castigar primero a los diseñadores de este sistema de defraudación fiscal que nace de las mismísimas entrañan de la Secretaria de Hacienda.

Analizando el proceso de expedición de la factura falsa veo con tristeza que corresponde al SAT el dotar de un Registro Federal de Causantes, ¿es el SAT el que autoriza los sellos para facturar, entonces?

Mi correo: [email protected]

Comentarios