Conmociona homicidio a grey católica

0
33
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Arely López Galicia.-

MATAMOROS, Tam.- La comunidad católica de Matamoros está de luto, tras la muerte del padre José Martín Guzmán Vega de la parroquia Cristo Rey de La Paz, ubicada en el ejido Santa Adelaida, por quien han pedido oraciones por su eterno descanso y confían que las autoridades hagan justicia en este caso.

Así lo afirmó el canciller de la Diócesis, Juan Martín Tejeda Cavazos, quien informó que las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJE) ya iniciaron las investigaciones para esclarecer el homicidio del presbítero, ocurrido este jueves por la noche en Matamoros.

“Creo que más que pedirle a las autoridades es unirnos todos en oración, ante este acontecimiento nosotros nos sujetamos a lo que las autoridades nos indiquen, pero lo que queremos es que la comunidad católica se una a las oraciones por la familia y la comunidad de la iglesia que perdió a su sacerdote”, resaltó.

El Canciller de la Diócesis de Matamoros lamentó los acontecimientos y expresó condolencias a la familia Guzmán Vega y a la comunidad de la iglesia Cristo Rey de la Paz.

Señaló que están a la espera de que concluyan los trámites ante las autoridades para iniciar con los funerales del padre, que por tradición se llevarán a cabo en la parroquia donde estaba sirviendo el sacerdote.

Aunque aún no tienen confirmado el día y la hora en que el cuerpo sea llevado hasta la Iglesia del ejido Santa Adelaida, sí precisó que será el Obispo de la Diócesis de Matamoros, Eugenio Andrés Lira Rugarcía, quien oficie una misa por la memoria del clérigo.

Cabe mencionar que el presbítero José Martín Guzmán Vega era originario de La Piedad, Michoacán, y tenía 16 años de sacerdote. Sirvió en la Parroquia de la Santísima Trinidad del ejido 20 de Noviembre, fue encargado del movimiento de Cursillos de Cristiandad y últimamente fue párroco de la Iglesia Cristo Rey de la Paz, del ejido Santa Adelaida, donde sirvió cerca de diez años, además tenía la encomienda de visitar a los reos en el Cereso, ubicado también en ese ejido.

El Padre Martín Tejeda reiteró su llamado a la comunidad católica de Matamoros para unirse en oración y pedir por la paz, y sobre todo por el eterno descanso del Padre Martín.

Por último, manifestó que ya han sido constantes las agresiones a los sacerdotes en diferentes partes del país, a pesar de ello, dijo que continuarán en su misión de llevar el evangelio a toda la comunidad, a pesar de los riesgos que esto a veces representa.

Comentarios