Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Un niño de dos años fue atacado por un leopardo, luego de que un hombre no cerrara bien la puerta de su recinto en un zoológico de Ko Samui, Tailandia, dando como excusa que abrió la puerta del corral porque pensó que estaría sedado.

El niño atacado es israelí, y resultó ser el nieto del hombre que abrió la puerta y fue mordido en un pómulo terminando que una fuerte lesión, ya que los testigos patearon al felino y fue así como lo soltó, para después ser llevado a un hospital.

Según el portal Daily Mail, la familia acusó a un empleado del lugar de abrir la puerta, declaración que negó el personal, pero el entrenador del leopardo terminó pagando los gastos médicos de la víctima.

Con Información: Ay Ojón

Comentarios