Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Mientras se encontraba en unos humedales tropicales de Pantanal, Brasil, el fotógrafo de vida silvestre, Kevin Dooley captó una pelea entre una anaconda de nueve metros y un caimán de 1,80 metros.

Ambos animales lucharon a vida y muerte, el caimán logró hundir sus dientes en el cuello de la serpiente, sin embargo, la anaconda apretó con tanta fuerza que terminó por fracturas las patas del caimán, terminando con su vida.

«Todo sucedió en unos ocho minutos» y «la anaconda se quedó sin oxígeno y tuvo que soltar al caimán momento en el que su rival aprovechó para morder, sin embargo, la serpiente se habría zafado y el caimán habría muerto», relató Dooley al diario Daily Mail.

Con Información de: RT

Comentarios