El caótico tráfico vehicular

0
91
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

No es para echar en saco roto los datos que difunde el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) respecto al caos vial que hay en las principales ciudades.

Ciudad Victoria ya atraviesa por ese problema.

Y es que hay datos interesantes, como el hecho de que una persona pasa hasta 53 horas atorado en tránsito durante todo un año. ¡Más de dos días!

Además de que los traslados de un lugar a otro, también durante todo un año, te llevan hasta 34 horas.

Eso sin mencionar el costo que paga cada ciudadano capitalino por usar su carro y pasar tanto tiempo en el caos vial, que es, de manera individual, cerca de mil 800 pesos; 314 millones en total.

El asunto es la gran cantidad de carros que hay, debido también a que no se proyectó este problema en años anteriores y hoy ya es una situación que genera gastos y problemas sociales.

Y es que Ciudad Victoria está ya dentro de las 32 ciudades del país con dificultades viales. Está dentro del grupo de urbes con caos vial en el país, y está dentro, también, de las localidades con mayor número de carros per cápita.

Aunado a ello, se suma un estudio de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) que detectó una grave contaminación ambiental en la Capital de Tamaulipas, sobre todo en horas pico, similar a Monterrey o Guadalajara.

Hay una gran cantidad de vehículos: 169 mil unidades de transporte público y 144 mil particulares, lo que hace un promedio de 1.2 carros por cada habitante de la ciudad.

Todo esto no se previó desde años atrás. Las autoridades pensaron que el crecimiento iba a ser lento, y no hay vialidades suficientes, no hay vías rápidas, no hay semáforos sincronizados ni inteligentes. No hay periféricos; las calles de acceso al primer cuadro son muy angostas y no hay estacionamientos suficientes.

A eso le añadimos que falta mucha cultura vial y que la ciudadanía no ha aprendido a manejar con tanto carro. Las consecuencias son impactantes: se incrementan los accidentes, el costo es elevado y las horas desperdiciadas son muchísimas.

Urge un replanteamiento vial para Victoria. Urge recomponer e implementar estrategias inteligentes que permitan mayor fluidez y, sobre todo, un mayor control vial.

Urge que vean ya a Victoria como una ciudad y no como el pueblo tranquilo y estático de hace 30 años.

Planifiquen, señores autoridades, ¡planifiquen ya!

EN CINCO PALABRAS.- Más vale prevenir que enojarse.

PUNTO FINAL.- Prioricen lo importante, no lo urgente.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios