Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Un perro llamado Leo esperó a sus dueños por cuatro años justo en la ruta en la que se perdió cuando su familia se bajó del auto para cargar gasolina mientras realizaban unas vacaciones en Tailandia.

El evento fue narrado por un tailandés, quien reveló que tras perder a su familia, Leo dio vueltas por la ruta, hasta que un día una mujer, Pinnuchawet, decidió darle hogar y comida, pues estaba muy delgado y tenía sarna.

Sin embargo, en su intento por ayudar, el perro se escapó y volvió a la ruta en la que cuatro años atrás se había perdido, y como no quería moverse de allí, la mujer le llevó comida a diario.

La historia de Leo fue compartida en redes sociales para tratar de dar con sus dueño, de esta forma, la familia del canino se contactó con algún internauta. Lo habían reconocido, se trataba de BonBon, su nombre original.

El propietario del perro, Noi, explicó que Leo desapareció de su auto mientras se bajaron a una gasolinera durante sus vacaciones. Lo buscaron por horas, no lo encontraron y siguieron su camino. Incluso, después de cuatro años pensaron que ya había muerto.

Finalmente, la familia de Leo llegó a la misma ruta para reconocer al canino, quien se emocionó mucho al verlos, pero se negó a subir al auto y regresar con ellos, y cuando Pinnuchawet intentó llevarlo a su casa accedió, BonBon había elegido su destino.

La familia Noi aceptó la decisión de Leo/BonBon con gustó y se marchó con la promesa de visitarlo a menudo, incluso, tras una enfermedad de can, los Noi aportaron para sus medicamentos, y ya está muy cerca de que su salud mejore.

BonBon demostró su lealtad por cuatro años, sin embargo, dio un claro mensaje: debía permanecer con quien le ayudó cuando más solo estaba, haciendo viral su historia y conmoviendo a más de uno.

Con Información de: Milenio

Comentarios