Imelda empapa a Texas y Luisiana

Entretanto en el Caribe se formaba el huracán Jerry, amenazando las islas locales con vientos de 120 kilómetros por hora (75 millas por hora).

0
459
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

HOUSTON (AP) — La depresión tropical Imelda empapó el jueves a partes de Texas y Luisiana con torrenciales aguaceros, dejando a cientos de personas varadas y causando la evacuación de un hospital y el cierre de vías.

Entretanto en el Caribe se formaba el huracán Jerry, amenazando las islas locales con vientos de 120 kilómetros por hora (75 millas por hora).

En Bermuda, en el océano Atlántico, las autoridades informaron que el huracán Humberto arrancó techos, derribó árboles y dejó a numerosos locales sin electricidad. De inmediato no se han reportado muertes por esa tormenta, que alcanzó Categoría 3.

Y en México, el huracán Lorena se cernía sobre el sur del país, amenazando con desatar inundaciones en una zona afectada por clima inusualmente seco.

En cuanto a la depresión tropical Imelda en Texas y Luisiana, los expertos pronosticaron precipitaciones de entre 7,5 y 12,5 centímetros (entre 3 y 5 pulgadas) por hora el jueves en partes del condado Harris, donde está Houston. Lo más probable es que a ello le sigan inundaciones súbitas, agregaron.

El centro de Imelda estaba ubicado a 90 kilómetros (55 millas) al norte de Houston con dirección norte-noroeste a 7 kph (5 mph), según el Centro Nacional de Huracanes. Partes del sudeste de Texas sufrirán precipitaciones de hasta 100 centímetros (40 pulgadas), estimaron expertos.

No se reportaron muertes ni heridas a raíz de la tormenta el jueves pero en Houston, las autoridades emitieron avisos de posibles inundaciones súbitas.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró el jueves zonas de desastre a 13 localidades del estado: Brazoria, Chambers, Galveston, Hardin, Harris, Jasper, Jefferson, Liberty, Matagorda, Montgomery, Newton, Orange y San Jacinto.

En el Aeropuerto Intercontinental George Bush en Houston, cientos de vuelos fueron postergados o cancelados.

El aeropuerto quedó totalmente paralizado el jueves por la mañana y quedaron cancelados todos los despegues y aterrizajes. Las vías que llevan al aeropuerto estaban intransitables.

Las peores inundaciones ocurrieron al este de Houston. Parte de una importante carretera fue clausurada debido al peligro y numerosas personas están allí varadas.

Sarah Dupre, vocera del departamento de transporte local, dijo que no se sabe cuántos conductores están varados en la Carretera Interestatal 10, que está clausurada desde Beaumont hasta Winnie. Añadió que el departamento está elaborando un plan con las agencias policiales locales para sacar de allí a los conductores.

Las autoridades informaron que más de 1.000 personas fueron rescatadas en la zona de Houston. La jueza del condado Harris Lina Hidalgo dijo que los rescates tuvieron lugar en el este del condado. Una advertencia de inundaciones súbitas regía en la zona.

Las autoridades le han pedido a la gente mantenerse alejadas de las vías.

El jefe policial del condado Harris Ed Gonzalez informó que entre los rescatados están nueve menores de edad y empleados de una guardería en Aldine, a 16 kilómetros (10 millas) al norte de Houston.

En Winnie, a unos 95 kilómetros (60 millas) al este de Houston, unas 200 personas fueron rescatadas de las aguas, un hospital fue evacuado y el agua anegaba gran cantidad de viviendas y negocios.

Winnie “está siendo devastada por las aguas crecidas» y personal de auxilio está rescatando a residentes varados, dijo la policía local.

El jefe policial local Brian Hawthorne informó que unas 50 viviendas están a la espera de ser evacuadas. Botes y lanchas de la policía local y del servicio de parques y vida silvestre están ayudando en los rescates, agregó.

“El poblado entero parece un lago”, expresó Hawthorne en entrevista con AP.

Añadió que son las peores inundaciones que ha visto en la zona desde los huracanes Rita en 2005, Ike en 2008 y Harvey dos años atrás.

“Esto hace que el huracán Harvey parezca una tormentita inofensiva», expresó Hawthorne a la emisora KTRK.

En Beaumont, una ciudad de unos 120.000 habitantes a unos 50 kilómetros (30 millas) del Golfo de México, las vías estaban totalmente intransitables y quedó interrumpido el acceso a dos hospitales locales. La policía dijo en Twitter que los servicios de emergencia han recibido más de 250 llamadas de auxilio de parte de personas varadas.

“Esto es terrible, hay viviendas que quedaron a salvo durante Harvey pero que ahora están inundadas», declaró el juez Jeff Branick, del condado Jefferson.

Sobre el huracán Humberto en Bermuda, el primer ministro David Burt dijo el jueves que “Ya pasó lo peor y todos estamos a salvo, y eso es lo más importante”.

El ministro de seguridad de Bermudas Wayne Caines informó que las escuelas y dependencias públicas habían reabierto tras el paso del huracán Humberto, y que había vuelto la electricidad a la mayor parte del territorio británico.

Humberto, una tormenta de categoría 3, propagaba vientos de 195 kph (120 mph) cuando se acercó más a Bermuda la noche del miércoles. Llegó a arrancar techos, derribar árboles y anegar vías. Pero no se reportaron muertes.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que los vientos máximos sostenidos de Humberto alcanzaban los 175 kph (110 mph) el jueves, aunque sus vientos con fuerza de tormenta tropical se extendían 650 kilómetros (405 millas). Estaba centrado a 665 kilómetros (415 millas) al noreste de Bermuda y se dirigía en dirección noreste a 39 kph (24 mph).

Entretanto en México, el huracán Lorena amenazaba con desatar inundaciones en el sur del país.

La tormenta tenía vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora (70 mph) el jueves por la mañana y estaba ubicada a 100 kilómetros (60 millas) al noroeste de Cabo Corrientes, sobre el Pacífico y justo al sur de Puerto Vallarta. Se desplazaba en dirección norte-noroeste a 17 kph (10 mph).

Los expertos vaticinaban que Lorena se acercará a la zona de resorts en Los Cabos, en el sur de la Península de Baja California. Pronosticaron entre 12,5 y 25 centímetros (de 5 a 10 pulgadas) de lluvia en la región, donde han escaseado las precipitaciones en tiempos recientes. La aridez de la tierra podría provocar peligrosas inundaciones y deslizamientos, advirtieron.

En partes de los estados Colima, Jalisco y Michoacán la lluvia de los próximos días podría ser equivalente al 40% de la lluvia de todo el año en el resto del país, dijo Blanca Jiménez Cisneros, directora de la Comisión Nacional de Agua. Las clases fueron suspendidas en Colima como medida de precaución.

En cuanto al huracán Jerry en el Caribe, los meteorólogos pronosticaron que pasará justo al norte de las Islas Sotavento el viernes, y avanzará entre Puerto Rico y las Bahamas el sábado y domingo.

El Centro Nacional de Huracanes en Estados Unidos emitió un aviso de tormenta para las islas de Barbuda, Anguila, San Martín, San Bartolomé, Saba y San Eustaquio. Añadió que el huracán se fortalecerá primero antes de debilitarse el fin de semana. El jueves por la mañana, estaba a 785 kilómetros (490 millas) al este de las Islas Sotavento, en dirección oeste-noroeste a 26 kph (16 mph).

Otra tormenta tropical, Mario, avanzaba rumbo norte en el océano Pacífico, a 730 kilómetros (455 millas) al sur-suroeste de la Península de Baja California con vientos sostenidos de 100 kph (65 mph). Los expertos no prevén que tocará tierra.

Comentarios