El Congreso y la nueva oportunidad para el PAN

0
67
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Diego López Bernal.-

La actual Legislatura la podemos dividir en dos tiempos: la que lideró CARLOS GARCÍA GONZÁLEZ y la que le tocó dirigir a GLAFIRO SALINAS MENDIOLA, y aunque acaso alguien podrá pensar que es simplemente la misma cosa, déjeme opinar que no lo creemos.

Antes que nada, y más allá del estilo medio chabacano (una escapada rápida a la RAE me ayuda: 1. adj. Grosero o de mal gusto.), del primer diputado en mención y que también cronológicamente tuvo en sus manos la responsabilidad de la primera Legislatura de mayoría panista, consideramos que esta situación le quedó grande.

Y es que a quienes crecimos en el periodismo escuchando a aguerridos militantes panistas argumentar vehementemente y destrozar una y otra vez las malas decisiones de los gobernantes priistas, así como de las mayorías de ese partido en el Congreso local, en verdad que esperábamos algo mucho mejor.

A quienes nos tocó redactar o editar noticias de los intensos debates legislativos de la oposición panista en el viejo edificio del Congreso, ahí a un ladito de Centro Cívico, estábamos ya predispuestos a ver la mejor de las bancadas panistas de todos los tiempos, pues al fin serían la mayoría que siempre anhelaron.

¿Cómo olvidar aquellas fuertes críticas a los gobernadores priistas, a los alcaldes y, por supuesto, a quienes presidían los poderes legislativos por parte de los diputados de Acción Nacional? Sin duda deberían sentar las bases de la LXIII Legislatura, esta que está por terminar, ¿no?

Pero el papel de los diputados que están a punto de irse distó mucho de eso. Tampoco queremos decir que estuvieron para llorar, no se trata de defenestrarlos solo porque las bromas de su “pastor” no nos hacían gracia o porque la propuesta del Día del Caballo tampoco nos gustó. No.

De hecho, hay peores diputados del PRI que los panistas, de esos que en su canija vida esperamos que se vuelvan a parar en el Poder Legislativo porque en serio, esos sí se excedieron y terminarán peor que cierto alcalde que no quiero decir su nombre pero está más llorón que ese diputado que propuso y que le negaron el Día del Caballo…

Pero retomando el tema… Y no es por despreciar a don GLAFIRO SALINAS, pero su papel fue bastante simpático y decoroso, aunque ya de corto tiempo, como corto es el espacio de este medio, que mejor le daremos vuelta a la página y veamos a la LXIV Legislatura.

Dos factores a favor tiene GERARDO PEÑA FLORES. El primero es que se caracterizó por ser uno de los miembros del Gabinete estatal con mayor sobriedad, es decir, se ha desenvuelto con discreción, haciendo un buen papel en Desarrollo Social.

Asimismo, al ser la segunda legislatura de mayoría panista en la historia, el partido ya estará asentado (por decirlo de alguna manera) en el Poder Legislativo, lo que le permitirá dar el paso motivo de esta colaboración: Tener altura de miras… Dejar huella, pues.

Y si algo de suerte tiene el que será el nuevo presidente de la Junta de Coordinación Política, es que estará al frente del primer Congreso que tendrá mayoría femenina, lo cual sentará un precedente y le vendrá bien, políticamente, a la entidad… Claro, si da los resultados esperados.

Así que la suerte está echada para GERARDO PEÑA… Veremos si la aprovecha.

 

Comentarios:  [email protected]

Comentarios