En Morena, un dominicano quiere darle lecciones de honestidad a AMLO

0
94
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

¿Habráse visto semejante situación? Resulta que el dominicano Héctor Díaz Polanco, quien se encuentra empoderado en la llamada Comisión de Honestidad de MORENA en el país, acaba de batear la sugerencia o propuesta del Presidente AMLO, para que la próxima dirigencia nacional de este partido sea por encuesta.

Sobre Díaz Polanco, hay que decirlo que, se trata de un agente internacional comprometido con el proyecto chavista de Venezuela, y que en un futuro no lejano pretende convertir al país en una copia del régimen bolivariano.

La influencia de este “Cordobita” moreno es tal, que se sabe que es el que mangonea a Yeidckol Polevnsky y a Bertha Luján, es decir que Polanco es el verdadero mandamás, y utiliza al matriarcado morenista de Yeidckol y Bertha solo como parapeto. Pero el verdadero gurú es él. Y hoy se ha atrevido a desafiar al mismísimo Andrés Manuel López Obrador.

La revirada de Díaz Polanco, en lo inmediato busca favorecer el regreso de Bertha Luján, que ya era considerada como derrotada en sus aspiraciones, pues el método de la encuesta, propuesto por AMLO, les rompía el esquema a la nomenclatura, que buscaba o busca todavía llevar a Luján al poder.

Ayer por la tarde buscamos comunicarnos con otro de los aspirantes a la dirigencia nacional, Alejandro Rojas Díaz Durán, morenista fundacional y senador suplente del líder del senado Ricardo Monreal, para que nos diese su posicionamiento al respecto.

Rojas Díaz Durán es de los que se manifestó a favor de la encuesta propuesta por AMLO, solamente planteó que fueran tres y que se llevaran a cabo con absoluta imparcialidad.

Habrá que ver cuál es la reacción del morenismo nacional, ante este nuevo episodio, donde, al menos en apariencia, la palabra del presidente AMLO se ve severamente cuestionada por un funcionario del CEN, que se asume como el chamán del matriarcado. Y que a los ojos de la 4T, se ha atrevido a querer venderle chiles a Clemente Jaques… o sea, darle lecciones de honestidad a Andrés Manuel López Obrador.

Pese a que ayer el ajedrez morenista de Bertha Luján pareció plantear una nueva jugada de rechazo a la encuesta, y por lo tanto de franca rebeldía a la sugerencia formulada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, a nivel nacional se sabe que Mario Delgado sigue contando con las más altas posibilidades de convertirse en el próximo dirigente nacional de MORENA en el país.

En este sentido, las más fuertes rivales del actual líder de la Cámara de Diputados son dos poderosas damas, que hasta ahora habían cohabitado dentro del poder morenista, pero que llegado el momento del relevo nacional han entrado en discrepancias entre ellas: se trata de Yeidckol Polevnski y de Martha Luján Uranga.

La primera es la Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional y la segunda funge como Presidenta del Consejo Político Nacional de este partido. Ambas mujeres se sienten con derecho. Polevnsky busca mantenerse en el poder de MORENA y ser votada para un periodo regular, mientras que Luján siente que su posición escalafonaria y su cercanía con el Presidente la convierten en la sucesora natural. La heredera al Trono, que hasta ahora se niega a soltar Yeidckol.

Para efectos de análisis, pese a que la Comisión de Honestidad y Justicia que preside Héctor Díaz Polanco (que para muchos es el poder atrás del trono en MORENA, y que se resiste a abandonar la dirigencia nacional), las condiciones internas para que Mario Delgado se convierta en el próximo presidente nacional de MORENA, se sabe, no podrán ser frenadas por una nomenclatura que se resiste a ser desplazada. Y sobre todo a entender que su ciclo ya terminó.

En el conflicto morenista, el Presidente de la República tiene un voto moral y de calidad, y creemos que su sugerencia para que la elección nacional de noviembre se dé por medio de una encuesta, va a prevalecer.

Lo irónico del asunto, es que la llamada Comisión Nacional de Honestidad y Justicia está presidida por un dominicano, como Héctor Díaz Polanco, y es un extranjero en MORENA el que está bateando la propuesta del Presidente de la República.

¿Cómo es posible que un extranjero de tendencia chavista le quiera dar lecciones de democracia al fundador nacional del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador?

Realmente sería muy triste, para MORENA y para el país, que un extranjero viniese a decidir el rumbo del partido más poderoso de México.

¿Lo permitirán los integrantes de MORENA…?

Habrá que ver, para creer.

 

Comentarios