Mayor apertura al empleo en Tamaulipas

0
32
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Ciriaco Navarrete Rodríguez.-

En diciembre del año de 1963 tuve la fortuna de arribar a Nuevo Laredo, en mi calidad de profesor de educación primaria, y desde aquellos ayeres me incorporé a los quehaceres constructivos de aquel municipio, en cuya cabecera ya destacaba como fuente de crecimiento y de trabajo la Aduana Fronteriza, cuyo administrador era don Gilberto García Navarro, amigo personal del presidente Adolfo López Mateos.

En ese entonces, el inspector escolar era el profesor José María Serratos, quien me dispensó su entrañable amistad cuando le demostré que yo era muy allegado al Secretario de Educación Pública, don Jaime Torres Bodet, igual que también lo fui del profesor Mario Aguilera Dorantes, quien ocupaba el cargo de Oficial Mayor de la misma dependencia federal, y con quienes interactué durante los tres años que duraron mis estudios de normalista.

En efecto, yo estudié en la Escuela Nacional de Maestros, que en el año de 1875 fue fundada por el maestro y brillante literato, político y militar Ignacio Manuel Altamirano, y su primer director lo fue el igualmente destacado tamaulipeco, el maestro Lauro Aguirre.

Desde aquel entonces, me enteré de que Nuevo Laredo, aunque solamente tenía el puente del ferrocarril y el puente vehicular y peatonal conocido como el No.1, aunque se denomina oficialmente “Las Américas”, ya era, y actualmente sigue siendo referencia a nivel nacional, por la creación de fuentes de trabajo y su bajo índice de desempleo.

Por ejemplo, en el presente año 2019 fueron creados más de 750 puestos de trabajo, ofertados por más de 65 empresas, que participaron en la Segunda Feria de Empleo “Nuevo Laredo 2019”, evento que llevó a cabo la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Gobierno de Tamaulipas, interesado en vincular a los residentes de aquel importante puerto fronterizo a fuentes de trabajo formal y bien remunerado.

En las instalaciones del Centro Cívico se concentraron los solicitantes de empleo, para participar en el aprovechamiento de las vacantes en puestos administrativos, técnicos, profesionales y generales, tanto las existentes en las empresas del sector industrial, del comercial, y de otros servicios, incluidos los que fueron ofertados por los gobiernos federal, estatal y municipal.

Por su parte, la secretaria del Trabajo y Previsión Social, María Estela Chavira Martínez, hizo énfasis en señalar que Nuevo Laredo sigue siendo referencia, a nivel nacional, en materia de creación de fuentes de trabajo, y destaca también por su bajo índice de desempleo.

La funcionaria también señaló que “con esas acciones emprendidas y apoyadas por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, es posible para que Nuevo Laredo destaque notoriamente en todos los sectores, propios del ejercicio del poder público, propiciando así que la mano de obra se presente de manera continua en ese paradigmático puerto fronterizo del norte de México”.

Chavira Martínez también aseguró que el estado de Tamaulipas está reconocido por contar notoriamente con uno de los mejores sueldos y prestaciones sociales en beneficio de la clase trabajadora, y eso es lo que ha propiciado un bajo índice de informalidad y las condiciones necesarias para seguir creando más y mejores empleos en toda la entidad federativa.

Por su parte, Elio Ángel Guerrero Zamarrón, quien está encargado del despacho de la representación territorial de la Secretaría en comento, pero en el municipio de Reynosa, explicó que con las Ferias de Empleo los tamaulipecos logran una ocupación digna, que les permite llevar un buen ingreso económico a sus hogares a efecto de poder solventar las necesidades de sus familias, además de que también les permite el acceso a seguridad social y a la vivienda.

Los referidos funcionarios coincidieron en señalar que las Ferias del Empelo, en Tamaulipas, han permitido el fortalecimiento de la empleabilidad y, además, brindan un espacio laboral a los tamaulipecos, para privilegiar el desarrollo personal y profesional.

La titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social informó que la Segunda Etapa de las “Ferias del Empleo 2019” abarcará ocho municipios de la entidad, y dijo también que durante el presente año se han llevado a cabo en las ciudades de Río Bravo, Altamira, Ciudad Victoria y Nuevo Laredo, en cuyos magnos eventos se han ofertado tres mil 420 vacantes.

Lo anterior es la versión oficial de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social del Gobierno del Estado de Tamaulipas, y aunque hace un gran esfuerzo por dar cumplimiento eficaz a sus tareas gubernamentales, y como dijera “don Cacahuate”, se hace lo que se puede, porque hacer milagros es imposible, y aunque su representante en Reynosa se atrevió a decir que se han logrado ingresos suficientes, la verdad está muy lejos de lo que se dice en el discurso gubernamental.

Recientemente me llamó de Houston, Texas, un compatriota originario de Nuevo Laredo, lo hizo solamente para saludarme, porque fui su maestro en la Secundaria y después lo ayudé en otros asuntos familiares, me dijo que por medio de las redes sociales se enteró de que yo estuve delicado de salud, lo cual es cierto, pero ya estoy saliendo de esas complicaciones propias de un anciano como yo, de 78 años de edad.

En la plática, me dijo que había tenido un descalabro económico de varios cientos de dólares, pero aclaró que si eso le hubiera sucedido en México tardaría muchos años para recuperar su economía familiar, pero en cambio, enfatizó, en los Estados Unidos de América, los cuatro mil dólares con los que se afectó su economía familiar, los recuperará en no más allá de cuatro semanas, pero aquí en nuestro país, tal vez tardaría entre dos y cuatro años, si bien le iría,

Esa realidad nos debe hacer reflexionar en la concepción política que tienen nuestros gobernantes en relación con los salarios que deben percibir los trabajadores, bien sean jefas o jefes de familia, pero desafortunadamente en México el salario mínimo lo determinan los funcionarios cuyos ingresos económicos en nada se comparan con los que perciben las y los obreros, y los empleados de la burocracia que laboran por contrato.

Ojalá que pronto se les prenda ese foco luminoso, que tanto necesitan las y los obreros, que son pagados por las empresas nacionales, igual que las y los empleados pagados por los tres niveles de gobierno.

 

Comentarios