‘Cuando habla el doctor’

0
36
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Lilia García de Arizpe.-

Voces de sabiduría: “La boca siempre habla de lo que está lleno el corazón, el hombre bueno saca cosas buenas, y el malo saca siempre cosas malas.”

(Jesucristo Mateo 12- 35)

 

Aquel doctor era una persona pacífica, entregada a su trabajo, solícito con toda la gente, educado y con gran sabiduría, fruto de la paciencia, el entusiasmo, el amor.

Tenía por norma no hablar de los demás no fuera a incurrir -como decía él-, que hablar de más, o tal vez cosas ofensivas para el que estuviera frente a él, y llenaba su vida de eficaz trabajo, ya estuviera en el consultorio, en el aula; porque trabajaba en la escuela de Enfermería, y en la vida diaria con pacientes, amigos, y alumnos, con todos era la gentileza andando, era una persona sabia, dedicado doctor y lector, pues se notaba en sus palabras y actitudes su gran amor por el estudio.

Un día en el aula una alumna llegó tarde, y el Doctor la reprendió suavemente.

-¿Me podría decir señorita, porque llega usted a la clase media hora tarde?

-¡Ay Doctor! Se me pasaron dos camiones, y en el tercero que pasó iba llenísimo, tuve que venirme a pie… Bajo un sol horrible, pues ya llegamos a julio… ¡Hacía mucho calor!…

-“¡Bueno, eso lo explica pero no lo justifica!” a usted ya le puse una falta, ¿Podía venirse usted a la facultad con tres cuartos de hora de adelanto?

-¡Sí Doctor, como usted diga! Ya no me pasará.

-Mire señorita copie lo que está en el pizarrón y dentro de 15 minutos se lo preguntaré.

-¿Quince minutos Doctor? –“si es todo lo que le pido haga una lectura de comprensión, y dese cuenta que si usted despertara media hora antes no tendría camiones llenos, y llegaría a tiempo a la clase, tengo esperanza de que así lo haga en lo sucesivo, y recuerde señorita que la “esperanza, es perseverancia y valentía” así lo dice Mateo 13-18, si usted tiene esperanza de cambiar, tendrá que utilizar la perseverancia y la valentía… ¡Haga su trabajo! Y luego veremos si cambiamos esa falta, por una asistencia…

Otra vez una alumna le dijo…

-Yo Doctor estoy en enfermería porque no conseguí entrar a otra facultad, pero esta decididamente no es lo que yo quería… Tenga consideración conmigo, pues esto no es ni remotamente lo que yo quería…

-Mire señorita Ruiz,… “Cuando no se puede tener lo que se desea, es hora de empezar a querer lo que se tiene”. Esto lo dijo una insigne escritora europea, téngalo en cuenta por favor…

El Doctor era conciso para hablar, tenía una gran lista de dichos y aforismos, que dejaban al oyente sin qué responder, hubo otros días que un alumno se quejó de su mala suerte y el Doctor le dijo… “El último escalón de la mala suerte, es el primero de la buena”… -y luego riendo se alejó dejando al alumno esperanzado y confundido al mismo tiempo.

Para el Doctor no había alumnos malos, sólo había alumnos decididos, pero por su mente jamás pasó que el alumno en cuestión era tonto e intratable.

Un día, vio a un alumno triste, cabizbajo y le preguntó qué lo tenía así, pues antes era muy participativo, y le preguntó qué le pasaba, estaban los dos solos en el salón, el momento era ideal para que el muchacho hablara, y efectivamente habló…

-Me siento solo Doctor, no tengo a nadie de mi casa conmigo, y para arruinar más esta soledad, la muchacha que me gusta parece no darse cuenta, le soy indiferente…

-“Mmm” pues no te pasa nada del otro mundo, todo se arreglará… Déjaselo al tiempo… y  recuerda lo que dijo la escritora polaca “el amor es un gran destructor de la tranquilidad de espíritu” y James Hawar el estadounidense dijo “Llámalo clan, organización, tribu o familia, quien quiera que seas o como lo llamemos necesitamos, uno.

-¿Qué te parece si me ayudas a organizar el ciclo de medicina rodante?, conocerás mucha gente y así el amor que le tienes a una chica, lo desparramas entre muchos necesitados de amor, atención y servicio… ¿Que dices mano?

Al muchacho le brillaron los ojos y asintió, se sintió importante y desde ese día, entusiasmado… ¡Colaboró con el Doctor! ¡Una vida había cambiado!