La Ley de Herodes, capítulo Ciudad Victoria

0
88
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Oscar Pineda.-

Ciudad Victoria vive desde un año una de las peores crisis de su historia en materia de gobernanza.

Con un personaje mitómano (que se cree sus propias mentiras) al frente de la administración municipal, la Capital del estado está hecha un desastre.

Y sin embargo, todo parece indicar que la permanencia de XICO al frente de la alcaldía obedece a intereses superiores.

Esta historia me recuerda aquella memorable cinta dirigida por Luis Estrada en 1999: “LA LEY DE HERODES”, en la que se retrata la corrupción en el México de aquellos años, la cual por cierto ha evolucionado.

Así las cosas, en Ciudad Victoria tenemos hoy a nuestro propio Vargas, quien llegó al poder siendo un ciudadano común y corriente, incluso con buenas intenciones y terminó convirtiéndose en un tirano.

En la LEY DE HERODES en el año de 1949 los habitantes de la localidad de San Pedro de los Saguaros (la localidad no existe en la realidad) decapitan de un machetazo al Presidente Municipal cuando trataba de huir del lugar con el dinero de los presupuestos del pueblo…

El licenciado López (Pedro Armendáriz), Secretario de Gobierno, nombra entonces a Juan Vargas (Damián Alcázar), encargado de un basurero y antiguo militante del PRI, como nuevo alcalde hasta las próximas elecciones en las que él es firme aspirante a la gubernatura del estado.

Vargas afronta su misión con las mejores intenciones (¿les suena familiar?), pero observa el insuficiente presupuesto que su municipio maneja y le plantea ese problema al secretario de Gobierno. Éste le dice que no le puede otorgar más dinero pero le entrega un texto de la Constitución mexicana y un arma, “la ley y el orden”, con lo cual Vargas entiende que debe arreglárselas solo.

Poco a poco el nuevo alcalde va descubriendo los beneficios del poder y la corrupción, malogra su matrimonio, promete obras inalcanzables ¿les suena?, esquilma a los ciudadanos con pesados impuestos, transformándose finalmente en un tirano capaz de todo, incluso de recurrir al crimen, para perpetuarse en el poder…

Hasta aquí con esta triste historia del cine mexicano… saque usted sus conclusiones: ¿Quién es Vargas?, ¿Quién el Secretario de Gobierno? ¿Quién es el Pueblo?

 

PENA AJENA Y SIGUE LA MATA DANDO…

Como si no tuviéramos suficiente quienes vivimos en Ciudad Victoria, ahora, además del estigma de ser la Capital de la zumba loca, también corremos el riesgo de que nos hagan fama de rateros.

Lo anterior por el lamentable y penoso robo que sufrieron los jugadores de Las Chivas en un hotel de la Ciudad.

En defensa de nuestra Capital quiero decir que no he conocido gente más honesta y trabajadora que los victorenses.

Aquí la gente te da la mano si estás en aprietos, reciben a los foráneos, que como yo venimos en busca de oportunidades laborales, con afecto y te brindan su amistad sincera.

Por lo anterior dudo que los ladrones sean victorenses y apelo a que no se nos tache ni se nos califique por lo que gente perversa, seguramente de otras latitudes, hizo en nuestra querida Victoria.

 

EL PERSONAJE

En su primer día de chamba en el Congreso local, el diputado GERARDO PEÑA FLORES, dejó claro que es quien maneja el pandero al interior de la bancada.

El nuevo pastor legislativo recibió los respetos de sus compañeros de bancada quienes seguramente le ven futuro.

Por cierto, ayer comenzaron a instalarse en el Congreso los nuevos funcionarios… ojalá que en esta legislatura el área de Comunicación deje de ser una figura decorativa.

 

POSDATA…

Se dice que el jugador de Las Chivas, ALAN PULIDO pidió no ser incluido en el cuadro titular que enfrentó a los CORRECAMINOS ayer en el Estado Marte R. Gómez.

Comentarios