Armillita en Ciudad Victoria (VI)

0
37
Quien también fue víctima del “embrujo” de Chucha fue el Cronista de Victoria, Francisco Ramos Aguirre; nos reveló que también le tocaron besos y abrazos de este personaje entrañable de la Capital.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Francisco Ramos Aguirre

 

El domingo 12 de junio de 1949, el patronato pro construcción de la Iglesia del Sagrado Corazón organizó una corrida de toros. Uno de los propósitos era recabar fondos económicos para la remodelación del templo, ubicado enfrente de la Plaza Juárez. Esa tarde actuó Juan Cañedo, originario de Querétaro, a quien se le considera el primer rejoneador profesional de México y los novilleros regionales: Fernando Brandi, Sidronio Rodríguez -novillero originario de Tamaulipas- y Alberto Rafael, lidiando cuatro bravos toros de La Laguna.

Precisamente a mediados del siglo pasado se recuerda la presencia de Rafael Rodríguez, Fermín Rivera, José González Fajerito, Lupita Montes, F. Gallardo, Fermín Espinosa Armillita, David Liceaga, Jesús Belmonte, Antonio Márquez, Luis Procuna, Alfonso Ramírez “El Calesero” y otras figuras, que actuaron en diferentes fechas con astados de las ganaderías La Playa, San Antonio de Triana y Golondrinas.

Justamente en  1949 Armillita se despidió de los ruedos,  pero al poco tiempo retomó temporalmente su carrera. La fama de gran matador era tan grande, como el pasodoble que le dedicó el músico y poeta Agustín Lara.

 

Por su temple y su valor, y su temple verdadero,

todos dicen que Armillita, es un maestro de cuerpo entero.

(…)

En un pase de Fermín, se ha enredado una chiquilla,

esa chiquilla es Sevilla, Armilla, Armilla.

Pinturero del mandil, torerazo maravilla,

que domina con postín, eres amo y señor de la fiesta cañí, !olé¡

 

Considerando algunas fotografías de la época, algunos de los fieles seguidores del Maestro de Saltillo, eran los victorenses José Sierra Torres y Sergio Braña quienes lo siguieron en distintas plazas de México y España. Por tal motivo, en reciprocidad a su amistad, Armillita hizo algunas corridas en la capital tamaulipeca de las cuales existen registro.

En 1952, el acreditado torero guanajuatense Eduardo Vargas, quien acababa de recibir la alternativa el 12 de octubre de 1951 en Barcelona, España de manos de Luis Miguel Dominguín -padre del cantante Miguel Bosé-, sufrió una leve cogida de un toro de la ganadería de La Laguna de Guadalupe, durante su actuación en la Plaza de Toros Victoria. De acuerdo a las crónicas del Anuario Ambos Mundos publicado en 1952, el matador intentó realizar la suerte del teléfono, cuando intempestivamente fue herido.

El 20 de noviembre del mismo año, el Club Olimpia ofreció el “Primer Cañonazo Taurino” por la Rosa de Oro Guadalupana. Nuevamente actuó Juan Cañedo y el tamaulipeco Sidronio Rodríguez. Otros espadas del cartel fueron: David Liceaga, uno de los mejores banderilleros de México, Gregorio García, triunfador de las plazas de España y Portugal y Eduardo Vargas con 5 toros de la Ganadería de San Pedro de Almoloya, con sus respectivas cuadrillas de la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros. El juez de plaza fue José Sierra Torres y los médicos Francisco Vélez y Wilfrido Barroso.

Precisamente de ese tiempo, el coleccionista Ariel Mota posee carteles y programas, imprescindibles para entender la época de oro del toreo en Ciudad Victoria. Por ejemplo aquel inolvidable mano a mano entre Alfonso Ramírez El Calesero célebre por sus actuaciones en la Monumental Plaza de Toros Victoria y Luis Procuna, con astados de la ganadería Dan Antonio de Triana.

En el mismo escenario se presentaron festivales taurinos, relacionados directamente con una modalidad ajena al verdadero espectáculo taurino. Por ejemplo, peligrosa  lucha a muerte de un hombre y un enorme toro. Por su parte las famosas Señoritas Vivanco, lidiaron “cuatro ejemplares bravísimos de sangre española.” Como era de esperarse, el público acudió emocionado a presenciar aquella célebre función.

Uno de los matadores de mayor querencia en Victoria fue Luis Procuna “El Gitano de México.” Durante sus actuaciones en tierras cuerudas, el protagonista de la película auto biográfica Torero (1957) alternó con Rafael Rodríguez, originario de Aguascalientes, muerto trágicamente en un accidente aéreo en 1995.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

 

Morena en Tamaulipas debe crear un solo frente

Comentarios