El ridículo de los alcaldes

0
156
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Es un hecho, los alcaldes fueron a hacer el ridículo a Palacio Nacional y a punto estuvieron de salir lastimados. Esto último es, sin duda, para reprocharse.

Para empezar, su absurda protesta no debió haber sido en la sede del Poder Ejecutivo, sino en la del Legislativo.

Es cierto, quien propone es el Presidente y quien dispone son los diputados, sin embargo, ahorita ya no estamos en la etapa de la propuesta, sino en la del estudio legislativo.

Es decir, los alcaldes, entre ellos el de Victoria, Xicoténcatl González y el de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar, debieron haber ido con los diputados a presentarles sus proyectos, sus necesidades y convencerlos de que necesitan más recursos.

Equivocaron la ruta. Equivocaron el método. Equivocaron el lugar.

No cabe duda que no se movieron por cuenta propia, sino que alguien los alentó a ir a hacer escándalo al presidente López Obrador, que, conociendo su ego y su soberbia, no los recibiría, y menos de esa forma.

Es cierto, fue un exceso retirarlos con gases lacrimógenos, pero como ediles deben saber las formas y los conductos.

Ridículos que fueron y tocaron la puerta equivocada, literalmente hablando, porque ese lado de Palacio Nacional está en remodelación, es decir, está cerrado.

Ridículo el edil victorense, porque tocó la puerta equivocada (literal) y vaya que esa madera es dura. Se notó cuando quiso darle fuerte y le dolió el manotazo que le dio. No es cualquier madera.

Absurdo el doctor Xico, porque no sabía ni a qué iba, ya que de los alcaldes que protestaron, el 90 por ciento llevaba un proyecto, menos él. Él no tiene nada que pedir, porque no sabe qué hacer. Según un alcalde que estuvo en esa protesta, el victorense no tenía ningún proyecto para que le autorizaran.

Los alcaldes quisieron acaparar reflectores tomando en cuenta que había muchos medios cubriendo la “mañanera”, pero hicieron el ridículo pidiendo audiencia en una rueda de prensa que es usada por el mandatario para enaltecer su ego. Jamás los iba a recibir en su espacio y su tiempo.

Los alcaldes nomás pusieron en evidencia su ignorancia y su sed de aparecer en los medios. No lograron nada… ni lo lograrán.

En suma: nomás fueron a hacer el ridículo.

EN CINCO PALABRAS.- Se regresaron con la misma.

PUNTO FINAL.- Pero cuando los convocaron a meter sus proyectos se hicieron los dignos y dejaron plantado al representante presidencial.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios